martes, 2 de abril de 2013

Desamor



Cuando estamos enfermos y nos  duele la cabeza acudimos al médico con el objetivo de que nos  recete un medicamento para aliviarnos las molestias de una forma urgente. ¿Sin embargo, qué sucede cuando nos  duele el corazón y el alma como consecuencia de un desamor? En este sentido, nuestro corazón también puede necesitar de un tiempo de reposo desde un punto de vista metafórico.

Se trata de un proceso de debilidad en donde nos sentiríamos incapaces de amar a otra persona de nuevo, pensaríamos que nunca más volveríamos a enamorarnos, o incluso, puede que nos pase por la cabeza la idea que nadie volverá a fijarse en nosotros. Está claro que se trata de pensamientos que son fruto de la negatividad, de la rabia, de la tristeza y del dolor. Un dolor que es más intenso en caso de que nos hayan recientemente abandonado.

Los remedios para el desamor son los siguientes:

1) En primer lugar, debemos permitirnos vivir el dolor, llorar, expresar la rabia. Una buena opción es la de escribir en un diario todos nuestros pensamientos. Por supuesto, también podemos hablar con alguien de confianza sobre cómo nos sentimos.

2) Cuidarnos  a nosotros mismos, descansar más, dar más tiempo, disfrutar de un baño relajante, disfrutar con un programa de televisión, darnos todo el placer que se pueda y hacernos la vida agradable.

3) Evitar pensar en exceso en el futuro, es decir, centrarte en el presente. Olvidarse el pasado y no recrear una y mil veces la tragedia. Asumir los acontecimientos tal y como han pasado, aunque nos duela.

4) Pensar en todas aquellas situaciones difíciles que hemos superado en toda nuestra vida. Así seremos  conscientes de nuestra fuerza y valor. Tal vez no sea la primera vez que vivamos un desamor. En caso de ser así, analicemos qué es lo que nos hizo afrontar este momento de nuestra vida.

5) Evitemos escuchar música especialmente melancólica. No concurrir al cine para ver películas románticas. Salir de casa con amigos aunque no te tengas ganas. Debemos forzarnos a nosotros  mismos por llevar una vida normal.

6) En el mercado existen muchos libros de autoayuda, por ello, merece la pena que consultemos la biblioteca más cercana para leer algún título sobre autoestima, bienestar, superación personal y felicidad. Nunca es tarde para empezar de nuevo, así que no miremos hacia atrás y caminemos con paso firme hacia el futuro. Mucha suerte y no dejemos de sonreír. Cuando estemos preparados para volver a buscar pareja no debemos reducir nuestra felicidad a la situación sentimental. Simplemente, debemos sentirnos bien en base a las circunstancias.
¡¡¡¡Buena vida!!!!!