domingo, 8 de enero de 2012

Alcoholismo


Nivel personal y psicológico
La patología alcohólica, conlleva múltiples trastornos psicológicos en el individuo que, impiden una relación familiar, social, laboral e incluso personal, atractiva para él mismo, lo que es indicativo de cambios de percepción de las cosas y situaciones, que le producen deterioro a nivel cognitivo (pensamiento) y emocional.

Mientras se está bajo los efectos del alcohol, se vive en un mundo irreal, ilusorio, donde el razonamiento está completamente anulado, pero que, por el contrario, para el enfermo, está plenamente ajustado a la realidad, considerándose objetivo y justo en todo momento, percibiendo este error cuando los efectos de la bebida han disminuido o se han eliminado.

La persona con problemas de bebida, tiene una permanente disonancia cognitiva o ambivalencia, es decir, lo que piensa no se ajusta con lo que hace, por lo tanto se siente mal. Es sencillo, quien empieza a comprobar que tiene un problema real con el consumo de bebida, considera: “me gustaría no tener problemas por el alcohol pero sin dejar de beber”. “Es consciente que el alcohol le produce daños pero sigue bebiendo, por ello se siente mal tras haberlo bebido”.

Los rasgos generales de las personas alcohólicas son:
Mayor irritabilidad
Cambios bruscos de humor.
Ansiedad por beber.
Culpabilidad por haber bebido.
Personalidad disforia (alteración del estado de ánimo)
Inseguridad, desgano y abandono de su persona
Reiterativo y falta de sinceridad.
Desajuste emocional y dolor interno
Conflictos neurológicos
Trastornos de carácter.
Falta de maduración.
Depresión y sentimientos de desesperanza.
Soledad y vacío interior.
Egocentrismo, hipersensibilidad.
Escasa tolerancia a la frustración.
Conductas pasivas en situaciones críticas.
Miedo al fracaso
Sentimientos de inferioridad y timidez.
Idealismo excesivo, lejos de la realidad.
Conformidad con el grupo muy importante en los jóvenes
Inmadurez afectiva.
Inmadurez emocional.
Pasividad y dependencia.
Depresión y ansiedad.
Actitud amistosa superficial.

Consecuencias más habituales
Conductas agresivas durante la intoxicación.
Absentismo laboral.
Pérdidas de empleo.
Problemas legales (por ejemplo, arrestos por conducir ebrio).
Discusiones con la familia y con los amigos por el consumo excesivo de alcohol.
En casos crónicos: Demencia por alcohol.
Tipos de dependencia
Tipo A. Inicio en edad adulta, dependencia relativamente leve, psicopatología leve.
Tipo B. Inicio temprano, psicopatología, probable historia familiar de dependencia al alcohol, dependencia importante, pobre respuesta a los tratamientos.
  
Tratamientos
Medicación.
Básicamente sustancias que crean aversión al alcohol. Algunos antidepresivos modernos son interesantes para frenar las ansias por beber. También existen medicamentos que limitan la apetencia al alcohol.
Psicoterapia. Tanto la terapia individual, como la familiar y la de grupo, son útiles en el tratamiento.
Asociaciones de autoayuda (tipo Alcohólicos anónimos). Proveen un soporte social y afectivo, así como un medio para el autocontrol.

2 comentarios:

gallega dijo...

QUE ADCCIONES MAS HORRIBLES, DIOS Y JESUS

tomson dijo...

Si son dependientes, dejan secuelas espantosas.
Besos amiga!!!!