viernes, 13 de enero de 2012

Maltrato Psicológico

Cuando la mujer decide casarse, soñando que su vida cambiara radicalmente, de ser yo a somos dos en todo, estaremos acompañadas, que compartiremos lo bueno y lo malo, que todo será más llevadero siendo dos. Hasta que comienza los problemas, sus días se van volviendo oscuros, se sienten cada vez más tristes, más vacías y sus pulmones ya sólo respiran una profunda soledad.

La persona que vive esta situación no se da cuenta, no es consciente de la magnitud del cambio que ha hecho su vida. Estoy hablando de los casos en los que uno de los miembros es maltratado/a psicológicamente por su pareja:
Anulan la autoestima de la otra persona: o le dicen o le hacen sentir que no sirve para nada, que es un/a inútil. Esto, a su vez, le impide tomar el coraje de de irse, de terminar con todo el sufrimiento, puesto que piensas ¿y dónde voy a ir?
Le dan órdenes, las cuales tienen que obedecer y sentir que no tienen ninguna opción de quejarse o de expresar disconformidad porque va a ser peor.

No permiten ser quien es, hacer las cosas que le gustan, buscar compañía que hagan sentir bien en armonía con el mismo.
Van alejando cada vez más el entorno hasta que el maltratado queda solo.
Opinan sobre la persona y la juzgan: lo que hace, cómo es.

En el caso de las mujeres que sufren maltrato: es común que sus maridos abusen del alcohol, lo cual puede implicar que también haya agresiones físicas frecuentes así como violaciones.

En el caso de los hombres, acostumbran a recibir agresiones verbales, acusaciones de cosas que no han hecho, críticas destructoras de su autoestima.

Romper  la dependencia y volver a empezar
En cualquier caso, las personas que sufren este tipo de maltrato psíquico, se vuelven cada vez más dependientes, ven las agresiones como algo más normal, más habitual, se acostumbran a ello, hasta el punto que les cuesta muchísimo salir de allí, llegan al punto que no están seguras de si realmente quieren salir de allí. Evidentemente, no hay ninguna duda que quieren salir, pero su nula autoestima los confunde y los bloquea.

Cuando se logra salir, empieza el duro camino de volver a empezar. Digo duro porque es un nuevo comienzo, partiendo de un pasado que ha dejado muchas huellas en su piel, muchas grietas en sus ojos y demasiadas heridas en su corazón, como para poder dejarlo atrás sin dolor, con destino el olvido.

Una vez hemos tomado la decisión correcta, aquella que nos llevo a formar una familia, pensar en futuros hijos, que nos haga inmensamente feliz, volver a comenzar  el tiempo será nuestro mejor bálsamo, nuestro gran amigo. Él nos limpiará la memoria y la llenará de nuevos capítulos en los que sin duda volveremos a sonreír, y recordaremos porqué ésta vida vale la pena.

Si vive siendo criticado, aprende a condenar.
Si vive en un ambiente hostil, aprende a pelear.
Si vive siendo ridiculizada, aprende a ser tímida.
Si vive con vergüenza, aprende a sentirse culpable.
Si vive con tolerancia, aprende a ser paciente.
Si vive siendo alentada, aprende a confiar en sí misma.
Si vive siendo alabada, aprende a apreciar.
Si vive en igualdad, aprende a ser justa.
Si vive con seguridad, aprende a tener fe.
Si vive siendo aprobada, aprende a quererse a sí misma.
Si vive siendo aceptada y con amistad, aprende a encontrar amor en el mundo.

“Debes salir de tu zona de confort. Sólo puedes crecer si estás dispuesta a sentirte incómoda y extraña al intentar algo nuevo.” Brian Tracy

2 comentarios:

gallega dijo...

EN MIS TIEMPOS QUE DIFICIL, ERA ANTE TODOS DSEPARARSE, MUJER GOLPEADA, PERO LO HICE CON MIS HIITOS

tomson dijo...

Lo importante es ser valientes,dejar el ambito viciado para poder resolver los problemas y pensar en los hijos como en tu caso.
Besos te quiero amiga!!!!