lunes, 12 de marzo de 2012

Realidad


Vivimos en un mundo en la que las enfermedades mentales están muy estigmatizadas. No siempre conocemos lo suficiente acerca de ellas o la información que nos llega es incompleta o errónea. Todo esto puede llevar a que quienes las padezcan, puedan sufrir un aislamiento social.

Sin embargo, en contra de lo que se pueda creer, estos trastornos están a la orden del día y cada vez son más las personas que se someten a un tratamiento para poder llevar una vida normal.

Los trastornos psicológicos son las alteraciones leves del estado mental, que afectan el desenvolvimiento normal del individuo en la sociedad. Se manifiestan como anomalías en el razonamiento o en el comportamiento, se dificulta el reconocimiento de la realidad y la adaptación a las condiciones de vida.

Cuando disfrutamos de algo estamos sintiendo satisfacción y placer, nos hace sentir plenos ante la vida y a la vez también nos aleja por un momento de los problemas. Lo que le sucede a la mayoría de las personas es que por distintos motivos, como son la falta de tiempo y el exceso de problemas pierden la capacidad de disfrutar y especialmente disfrutar de las pequeñas cosas de la vida que al final son las que mayor satisfacción nos dan.

El objetivo es recuperar lo que hemos olvidado, disfrutar la vida. Siempre hay que tener presente que el placer y la salud van de la mano, comenzando a valorar y a aprender las pequeñas pero a la vez inmensas cosas que nos rodean como lo son nuestros amigos, la familia, los compañeros e incluso nuestras mascotas, dejando lo material de lado.

Para poder disfrutar principalmente nos tenemos que sentir bien con nosotros mismos, estar conformes con nuestra manera de actuar y nuestra manera de afrontar las diferentes situaciones que se nos presentan, como así ser capaces de manejar nuestros problemas. También tenemos que estar bien con los demás ya que de esta manera nos vamos a relacionar mejor con los que nos rodean, saber confiar y valorara las personas y que estén con nosotros para toda la vida. Así también saber afrontar los problemas, no escapar de ellos, hacerle frente para poder fijarnos metas y cumplirlas.


Aparte del hombre, nadie se suicida, ningún árbol, ningún pájaro
Aparte del hombre, nadie necesita psiquiatras
Aparte del hombre, todo está exactamente como tiene que estarlo, perfectamente feliz
En los cantos de los pájaros, ¿sientes que hay tristeza?
Solo hay una alegría desbordante
No están hablando sobre grandes temas filosóficos, no están rezando en las iglesias, no están diciendo nada concreto
Es la felicidad que les produce una energía desbordante, lo que los hace sentirse en casa
No tienen nada, ni dinero, ni poder, ni prestigio
No padecen un complejo de inferioridad, ni superioridad
No sufren de esquizofrenia
Tenemos mucho que aprender de los árboles, y de los animales.
Osho

2 comentarios:

gallega dijo...

CUANTA VERDAD DICE OSHO,

tomson dijo...

Hola amiga!!!! Si una cruel realidad.