viernes, 18 de mayo de 2012

La psicología en los cuidados paliativos


Es el apoyo, contención, soporte de pacientes y familiar con enfermedades avanzadas, activo y Progresivo.
El trabajo de la psicología paliativa es fundamental la calidad de vida del paciente y su familia, sin intentar alargar la supervivencia y cubriéndolas necesidades físicas, psicológicas, espirituales y sociales del paciente y su entorno.

Objetivos de la Psicología paliativa
Disminuir el sufrimiento.
Trabajar con los recursos de la persona (emociones, cognitivos conductuales).
Apoyar la toma de decisiones.
Mantener viva la esperanza.
Acompañar.
Elaboración de duelo ante la pérdida.
Fomentar la gradual aceptación.
Favorecer la despedida y la expresión abierta de emociones.
Apoyar en el manejo y resultados de reacciones emocionales.

Técnicas psicológicas
Habilidades de afrontamiento
Proceso de adaptación
Técnicas de relajación e inducción al trance
Comunicación asertiva
Inoculación al estrés
Terapia ocupacional
Redes sociales de apoyo
Terapia familiar
Proceso de duelo y funeral

La función del psicólogo será complementar y optimizar la consecución para el enfermo y la familia favoreciendo la adaptación psicológica al proceso de la enfermedad y la muerte.

La función especifica del psicólogo en el equipo de cuidados paliativos:
Detectar y priorizar sus necesidades, físicas, sociales, psicológicas, espirituales; sus miedos, a lo desconocido, al proceso de la enfermedad, al dolor físico, al deterioro, a la soledad, al abandono, al rechazo, a ser una carga, sus preocupaciones, por las despedidas, separaciones, sus pérdidas, de salud, de imagen corporal, de autonomía, de autoestima, de control sobre su vida, de rol, de amigos, de futuro, de proyectos, de ganas de vivir, que son percibidas por el paciente como una amenaza, para que pueda suprimirlas o reducirlas.

Evaluar y potenciar los recursos del paciente y de la familia, y en el caso de que no existieran, implementarlos con estrategias específicas necesarias con el fin de un adecuado manejo de sus emociones, pensamientos y conductas, para reducir o suprimir la sensación de impotencia y aumentar la percepción de control sobre su realidad.

Poner en práctica una serie de habilidades básicas de comunicación, entre las que destacan:
Empatía
Escucha activa.
Preguntar (no presuponer).
Permitir la expresión de emociones.
Evitar frases que no consuelan.
Evitar falsas expectativas pero dar paso a la esperanza.

Estas habilidades constituyen el soporte de la estrategia de trabajo que se desarrolla de la siguiente forma:
Dando información.
Aprovechando al máximo los recursos del paciente y familia.
Usando técnicas cognitivo conductuales:

Entrenamiento en reestructuración cognitiva.
Detención de pensamientos.
Autoinstrucciones.
Resolución de problemas.
Entrenamiento en relajación y visualización.
Planificación de actividades gratificantes.
Habilidades Sociales: Comunicación asertiva.
Control estimular.
Refuerzo de conductas adaptativas y extinción de conductas desadaptativas.

El psicólogo, como el resto de los profesionales que integran el equipo de Cuidados Paliativos, deberá tener presente que la atención al binomio enfermo - familia se llevará a cabo a través de la intervención conjunta y complementaria de todos ellos y en coordinación con los servicios oncológicos y de atención medica a cargo.

3 comentarios:

gallega dijo...

COMO CUMPLEN ESA HERMOSA MISON!

tomson dijo...

Hola amiga!!! Si los profecionales, familiares,guardianes de los cuidados paliativos es un trabajo muy importante y se debe estar bien preparado para que no afecte especialmente al cuidador o guardian.
Besos!! Gracias por tu visita!

gallega dijo...

HOLA TOMSON PASABA PARA VER COMO ESTAS AMIGA QUERIDA!