lunes, 25 de junio de 2012

Enfermedades mentales


Las enfermedades mentales más complejas del ser humano, son la Psicosis y la Neurosis.
Definimos la primera de ellas, la Psicosis: Ésta es una enfermedad mental en la que el individuo pierde el contacto con la realidad sin poder distinguir en su mente que es real y que no lo es. La personalidad de estos individuos suele ser desorganizada, incapaz de relacionarse socialmente e incluso en algunas ocasiones es necesaria su internación en un hospital. Esta enfermedad está caracterizada por la incapacidad de controlar voluntariamente los pensamientos, impulsos y emociones.
Hace siglos era muy frecuente la utilización del término locura, cualquier persona podía ser tildada de loca por cualquier actuación indebida que se saliera de lo estrictamente normal. En esta época a los psicóticos solían vincularlos con individuos que sufrían la posesión demoníaca.


Con el paso del tiempo y el cambio de pensamiento hacia uno más liberal y científico está enfermedad pasó a ser analizada por la medicina y por tanto considerada como una enfermedad más. Pero los individuos afectados por dicha enfermedad, por miedo al contagio, eran rechazados y por consiguiente aislados de la sociedad. Con el tiempo, la psiquiatría intentó transformar los síntomas de dicha enfermedad en signos objetivos, dando lugar a la investigación, tanto por parte de la neurofisiología como de la psicofarmacología. Es a partir del siglo XX con el psicoanálisis cuando se produce el acercamiento con el paciente y se le empieza a escuchar y a tratar.

Existen dos tipos de reacciones psicóticas: las funcionales y las orgánicas.
Trastornos funcionales mentales: no existe ningún daño en el cerebro que explique los síntomas psicóticos.
Trastornos orgánicos mentales: existen lesiones en el cerebro que explican los síntomas psicóticos.
Los síntomas más frecuentes son alucinaciones, delirios y graves alteraciones afectivas que le impiden relacionarse con las personas con normalidad. El trastorno por excelencia será la esquizofrenia. A continuación vamos a profundizar en los trastornos más importantes:
Trastorno psicótico breve: se producen cuando están presentes uno o más de los siguientes síntomas: ideas delirantes, lenguaje alterado o desordenado, comportamiento catatónico (ausencia de voluntad y movilidad) o alucinaciones.
Trastorno psicótico compartido: se produce cuando el trastorno psicótico breve se da entre dos personas con una estrecha relación.
Trastorno bipolar: se trata de episodios hipomaníacos o depresivos que provocan un gran malestar y deterioro en las relaciones sociales del individuo.
Trastorno delirante: se caracteriza por ideas delirantes en las que la actividad social y el comportamiento del individuo no se ven afectados.

En la actualidad, el tratamiento de este trastorno posee un carácter integrativo y multidisciplinario. En primer lugar se le administra al paciente fármacos como método para paliar o disminuir los síntomas de dicha enfermedad para más tarde y gracias a la intervención psicológica  intentar generar un estado de mayor bienestar en el paciente.

Visto todo lo anterior, vamos a pasar a la otra enfermedad: La Neurosis. 
Ésta es una enfermedad mental, sin evidencia de lesión orgánica, caracterizada por la presencia de profundos estados de culpa, miedo o ansiedad. Esto se produce cuando el individuo intenta proteger al yo ideal del choque contra el mundo real ya que éste le produciría un gran malestar. Según Freud “las neurosis son trastornos mentales que surgen de la ansiedad y cuyos síntomas interfieren la actividad normal, pero no la bloquean completamente”. Estas personas suelen tener conductas repetitivas. Un buen ejemplo de ello sería el lavarse las manos repentinamente. A diferencia de la Psicosis, el neurótico no presenta síntomas de alejamiento con la realidad y por lo tanto puede llevar una vida social aparentemente normal.

Desde el psicoanálisis se toma por causas los siguientes elementos:
Un conflicto interno entre los impulsos del ello y los temores del súper-yo.
La presencia de impulsos sexuales.
La incapacidad del yo para ayudar a la persona a superar el conflicto.
Los impulsos de la mente que al no ser negados buscan su expresión a través de la ansiedad neurótica.
Existen distintos tipos de Neurosis, los más importantes son los siguientes: Trastornos por ansiedad: fobias, crisis de angustia, trastorno obsesivo-compulsivo.
Trastornos somatoformes: hipocondría, dolor somatoforme, trastorno de somatización.
Trastornos disociativos: trastorno de identidad disociativo, amnesia psicógenas, trance y posesión.
Trastornos afectivos.
En conclusión, la Psicosis y la Neurosis son enfermedades mentales que afectan a gran parte de la población sin que nos percatemos de ello. Su diferencia principal es que mientras que en la Psicosis el individuo se exilia de la realidad y se construye una propia, el enfermo neurótico no, acepta la realidad aunque esto suele provocarle angustia y ansiedad.