sábado, 14 de febrero de 2009

El comienzo


Todo comienza en el 2004, por un gran problema personal, debía hacer algo para no enloquecer, lo primero; terminar el secundario que había quedado en el camino, con muy buen promedio lo termine en tiempo y forma. Y ahora que?
Siempre me gusto psicología, pero era inalcanzable para mi, al menos yo pensaba eso.
Se hablo en familia; y decidimos que viajaría a la ciudad de Rosario para seguir la carrera de Psicólogo. No podía cursar todas las materias, primero por que era mucho, tener que viajar todos los días, se complicaba con mi responsabilidad en la administración de nuestro negocio, de hecho me anote en comisiones a la tarde para poder trabajar en la mañana. Decidí cursar tres materias de cinco, los martes; Desarrollos Psicológicos contemporáneos, una materia larga pesada y muy difícil de rendir. Los Miércoles; Psicología me encanta es mi materia. Los Viernes; Epistemologia, al igual que DPC muy densa.
El año 2007 comienzo con mucha adrenalina y expectativas en Febrero comenzaron los cursillos, se trataba de ponernos al tanto de la carrera, no era obligatorio, pero te daba derecho a elegir en que horarios cursar, obviamente lo hice, lo hacen también para sacar el miedo, para que uno pierda el pánico que significa pasar del secundario a la facultad. Eso merece un párrafo aparte.
El comienzo de las cursadas fue muy motivador e inquietante, todo nuevo todo rápido y distinto, las cátedras de los teóricos eran multitudinarias al principio, adolescentes recién salidos del secundario, para mi sorpresa también había una parte mas que interesante de gente grande como yo.
Conocí una Señora unos años mayor, en el año 2006 había cursado Filosofía y Psicología las regularizo y este año 2007 cursaría las restante, coincidíamos en dos cátedras, ella vive en Rosario es maestra de grado, congeniamos, leíamos juntas nos consultabamos y así fue transcurriendo el primer medio año.
La vida de un estudiante de Psicología, de la parte introductoria no es fácil, al menos no lo fue para mi. Llegaron los parciales y con ellos los problemas, las tres materia que rendí salí mal. La metodología de la carrera, debes aprobar con "6". Nos explicaron el porque de esta cuestión; los egresados que viajan a ejercer en otro país, como España, eran muy requeridos allí, cuando se presentan en concurso, de bacantes, les ganaban por promedio ya que en España el promedio es "6". Las autoridades decidieron implementar esta medida.
Volviendo a lo nuestro; me quedaban los recuperatorios, DPC y Epistemologia las rendí bien y quede libre en Psicología, fue tremendamente frustrante, pero le puse mucho empeño y seguí, a pesar de la divercidad de sentimientos, frustraciones, angustias y muchas ganas de abandonar todo, diciéndome y preguntándome ¿que necesidad había de embarcarte en este embrollo?.
En este punto la mano apacible de mi otra mitad fue fundamental, con palabras alentadoras, con toda la paciencia del mundo, que muchas veces no tiene con el mismo, alentándome a seguir. Con mas dudas que certezas seguí.
Después de las vacaciones de invierno, retorne a la facultad con todas las ganas y con todas las ganas de darle duro y poder demostrarme a mi misma que se puede. El trascurso del cuatrimestre se paso volando entre las cátedras y los viajes de mi ciudad a Rosario. Llegaron los parciales de fin de año, yo me sentía mejor preparada, de hecho el primero fue DPC, una vez que rendí el parcial sabia que me había ido bien pero espere la nota 15 días, Aprobada. Lo mismo ocurrió con el segundo, ya tenia regularizada dos materias de primer nivel.

Así llegue a las tan ansiadas vacaciones!!!!!!!!!!!!!!!.