martes, 16 de febrero de 2010

La Talasoterapia


El mar es un aliado para curar la ciática, el stress, reducir dolencias, corregir problemas de la columna vertebral o combatir la psoriasis. A su vez también provoca mejoras estéticas alargando la apariencia juvenil de la dermis y eliminando la celulitis y la flacidez.

La talasoterapia es la técnica encargada del aprovechamiento de las propiedades del mar y algunos de sus componentes como la flora marina. Las algas son vegetales del mar que aportan grandes beneficios a la piel y ayudan en los regímenes de reducción de peso.

Hay varios centros en los que tratan la talasoterapia, éstos deben estar situados en un ambiente cercano al mar y tener personal competente en esta materia.

Lo interesante es que el agua de mar tiene una composición muy similar a la del plasma sanguíneo y por medio de la absorción llamada osmótica al organismo le es posible recuperar el equilibrio que ha perdido.

La osmótica es un proceso por el cual el flujo de agua llega desde las zonas donde se encuentra con una baja concentración de sales hasta otras que tienen una concentración alta.

Para que la osmótica sea posible el agua debe estar a 37 grados centígrados, igual a la temperatura del cuerpo humano, de esta forma a través de la piel el organismo absorbe minerales que son fundamentales como el sodio y el yodo. El uso de algas marinas también es muy beneficioso cuando se aplican sobre la piel ya que le aportan vitaminas, hierro, proteínas y calcio. Lo que le confiere propiedades antibióticas, calmantes del sistema nervioso y estimulantes sobre las defensas del organismo. El agua de mar es rica en oligoelementos, perfectos para revitalizar y embellecer la piel.

Las diferentes técnicas de talasoterapia tienen cada una un objetivo específico; los baños con chorros de agua están más destinados para aliviar los músculos, calmar el stress y mejorar el riego de la sangre y los masajes se usan más que nada para terapias de eliminación de kilos de más y para contrarrestar procesos ciáticos.
De cualquier manera, cualquier tratamiento produce mejoras externas en el organismo ya que el agua marina está dotada de una singular composición que proporciona al cuerpo minerales con muchas cualidades curativas y relajantes.

En nuestra querida costa atlántica hay lugares muy buenos para esta práctica.

5 comentarios:

iris dijo...

Gracias por recordarme que vivo en una provincia maravillosa que tiene mucha costa , y por consiguiente muchas playas para elejir . Lástima que no disfrute mucho de ellas , porque este invierno está resultando muy lluvioso y en verano para encontrar una playa tranquila hay que irse muy lejos , pero en cuanto el tiempo mejore allí estaré para darme un tratamiento de talasoterapia .Ummmm ... ya estoy deseando . Besos

tomson dijo...

Besos Iris y que disfrutes de ese rico tratamiento!!!!

gallega dijo...

LA VERDAD TENDRIA QUE VIVIR EN EL MAR JA,JA,

tomson dijo...

Hola gallega!!!

lidiaazul dijo...

Es lo mismo ir a las termas de agua salada por ejemplo?,no me mates¡ ja¡ ja¡