domingo, 13 de junio de 2010

Violencia


La violencia de género es un problema complejo que tiene dos grandes víctimas, las mujeres como primer objetivo, y los niños, que son víctimas invisibles, hijos de la violencia doméstica.

Se define violencia familiar como el comportamiento consciente e intencional, que causa un daño físico, psíquico, jurídico, económico, social, moral, sexual, o personal, a otro miembro de la familia.
La violencia de género hace referencia al maltrato físico, psíquico o sexual que reciben las mujeres por parte de los hombres con quienes conviven o han convivido en relación íntima.

La violencia de género se dirige sobre las mujeres, por su condición de tales, pues sus agresores consideran que carecen de los derechos mínimos de libertad, respeto y discernimiento. Es una situación que está perdiendo su carácter de privada, para tomar relevancia como problema social.

Maltrato infantil es cualquier acción, omisión o negligencia, no accidental, perpetrada por individuos, instituciones o la sociedad en su conjunto, que priven a los niños de su libertad o de sus derechos correspondientes, o dificulten su óptimo desarrollo.

La incidencia de la violencia familiar y de género en los hijos;
Los hijos del maltrato doméstico, aún sin ser víctimas directas de la violencia física o psicológica, son receptores directos de la violencia contra sus madres.

Los niños vivencian la angustia, temor, inseguridad y tristeza de la madre, y esto les produce gran confusión e inseguridad.La angustia se manifiesta como trastornos físicos, enuresis, terrores nocturnos, alteración del sueño, trastornos alimentarios, agotamiento, ansiedad, estrés, depresión, etc.

La tarea de la UNICEF, desde sus inicios, ha sido de gran importancia y ha tenido una fuerte influencia en la infancia del mundo, realizando obras tan importantes que le han permitido ganar premios tan reconocidos como el Nóbel de la Paz. Este ente señala que presenciar o escuchar situaciones de violencia, aunque ellos no sean receptores directos, provoca efectos psicológicos negativos en los hijos de madres maltratadas, pues padecen violencia psicológica, que es una forma de maltrato infantil, recogida en el artículo 19 como “violencia mental”.
El hecho de convivir con la violencia familiar los convierte en víctimas, por ser testigos presénciales de la misma.

En la mayoría de los casos, también los niños son víctimas de la violencia física. Esto tiene como consecuencia que se desarrollen pensando que la violencia es una pauta normal en la relación con los adultos.Estos niños, constituyen su personalidad en función de la violencia, interiorizan los roles del maltratador o maltratada, los patrones de conducta violenta, y no discriminan lo que es correcto de lo injustificable.

La violencia doméstica, ocurre durante la etapa de maduración psicológica del niño, donde una figura referente como el padre, arremete al agente socializador por excelencia que es la madre. Los hijos de un maltratador crecen en el miedo, son propensos al estrés traumático, depresión y trastornos de personalidad. Y esto sin necesidad de que sean objeto directo del maltrato.

En definitiva, la violencia familiar doméstica siempre afecta a los hijos, ya sea como testigos o como víctimas directas de las agresiones.Los trastornos psicológicos que presentan estos niños son similares a los presentados por sus madres. Esto afecta las emociones, valores, pensamientos, rendimiento escolar y su adaptación social. Serán niños que manifestaran conductas agresivas, antisociales, desafiantes. Y que internamente sus sentimientos sean de inhibición, miedo, baja autoestima, ansiedad, depresión, síntomas somáticos.

Hay gente especializada para ayudar a las personas que sufren violencia domestica, les dejo un enlace, hay algunas direcciones de nuestro país, para pedir ayuda.

http://www.rimaweb.com.ar/violencias/asistencia.html

4 comentarios:

gallega dijo...

LA VIOLENCIA SIQUICA ES LA PEOR,PORQUE DEJA MARCAS EN EL ALMA,LA OTRA,SE PUEDE CURAR!

Anónimo dijo...

Hace unos días en plena calle vi como un hombre maltrataba al chiquito que venía con él, parecía el hijo y estuve a un tris de decir algo...
luego pensé que no solucionaría nada...
y me quedé con una sensación horrible de impotencia e indignación.
Un adulto creo se puede defender, pero un niño...??
Saludos Tomson!!!
MLP

gallega dijo...

HOLA TOMSON AMIGA QUERIDA!
MLP,IMAGINO TU IMPOTENCIA!

tomson dijo...

Sin dudas Gallega amiga las lastimaduras sanan se cierran dejan de doler, en cambio las psiquicas quedan guardadas para siempre. Besos!!
Hola MLP si es indignante, la violencia verbal que llevan a cabo los adultos a sus hijos es demoledora, efectiva, lo marca al niño para toda la vida!!! Besos que sigas bien!!!