martes, 17 de agosto de 2010

Psicoterapias


Actualmente nos encontramos en un mundo de cambios vertiginosos e incluso dolorosos que han traído como consecuencia entre otras cosas, la pérdida de empleo, la falta de unión familiar, presiones económicas y la pérdida de valores, estos problemas aunados a los conflictos conductuales, depresivos y problemas en las relaciones de pareja, conflictos en el trabajo, adicciones, hábitos, problemas alimenticios, fobias, trastornos psicosomáticos, estrés, insomnio y un sin fin de trastornos de índole psicológico; demandan soluciones rápidas y adecuadas basadas en terapias breves y efectivas que eviten en la medida de lo posible los tratamientos tradicionales de larga duración.

La Terapia Breve es un nuevo modelo de terapia que busca solucionar los problemas de la manera más rápida, eficiente y poco dolorosa. Busca atacar el problema que determine el paciente como el causante de su conflicto Aquí y Ahora. En contraposición al Psicoanálisis tradicional que su enfoque se basa en el pasado, la Terapia Breve acude al pasado únicamente en dos casos: cuando el paciente lo considera importante para solucionar su problemática ACTUAL, o cuando el terapeuta estime obtener recursos adicionales y útiles para ampliar la gama de posibles soluciones al problema planteado.

Si bien la Terapia Breve como lo indica su nombre, implica tratamientos mucho más cortos respecto a otras técnicas tradicionales, esto no significa que la Terapia Breve sea fácil. Su principal enfoque involucra cambiar la forma de pensar lineal, causa-efecto a uno sistémico, sistemas, subsistemas y sus interacciones, es decir, no se trata al individuo y su problema en forma aislada, sino que lo considera dentro de su contexto actual y sus interrelaciones. Esta filosofía es la que permite a la Terapia Breve aplicarse adecuadamente tanto al tratamiento de familias, como de parejas, individuos, u otros sistemas de interacción humana.

En el mundo actual la psicología se orienta hacia la resolución de conflictos, relacionándose con la investigación y otras ciencias de la salud. Por eso los tratamientos son breves, no superficiales; las soluciones de fondo se alcanzan después de una minuciosa evaluación del paciente. De modo que el bienestar psicofísico no se produce por sesiones mágicas. Definidos los objetivos terapéuticos comienzan a utilizarse las técnicas adecuadas para cada caso.

Así, terapeuta y paciente conforman un equipo de trabajo de intensa actividad, teniendo como único horizonte el cambio. El cambio nunca es pequeño o aislado, una mínima modificación en nuestros pensamientos, emociones o conducta repercute en nuestros vínculos y calidad de vida.

¿Quién debe acudir a la terapia breve?
Cualquier persona que se sienta inmersa en alguna problemática, que haya intentado alternativas de solución y que no haya logrado el cambio deseado es una persona susceptible de acudir a una Terapia Breve. Para acudir a este tipo de terapia no necesariamente tiene que existir una patología específica catalogada, basta que sea una situación que el paciente identifique como problema. Todos en algún momento de nuestras vidas nos sentimos agobiados por algún problema o situación que deseamos cambiar y aparentemente no podemos.

La Terapia Breve se constituye en sí misma en una herramienta de CAMBIO que considera individuos, parejas, familias y hasta empresas, para acceder a caminos de solución rápidos y efectivos que permitan encarar el reto continuo de sobrepasar los obstáculos que la vida nos presenta día con día.

2 comentarios:

gallega dijo...

PODIAS HABLAR DE LA SICOLOGIA COMO AYUDA A LAS ADICCIONES,AMIGA QUERIDA!

tomson dijo...

Hola Gallega!! Si con mucho gusto voy hacer un post.
Besos.