martes, 10 de agosto de 2010

Trastorno bipolar


Los distintos tipos de trastornos afectivos bipolares
El Trastorno Afectivo Bipolar
afecta el estado de ánimo y el comportamiento de las personas con períodos depresivos, de profunda tristeza, episodios maníacos de alegría, euforia e hiperactividad y fases de irritabilidad, su causa es un desequilibrio químico en el cerebro por lo que su alternativa curativa tiene que ser farmacológica.

Algunos autores reconocen distintos tipos de trastornos afectivos bipolares, hasta el presente son cuatro los citados: Trastorno Bipolar tipo I, Trastorno Bipolar tipo II, Ciclotimia y Trastorno Bipolar no clasificado.

El de tipo I, las personas experimentan episodios maníacos con o sin fases depresivas. El de tipo II se caracteriza por episodios de euforia pero con por lo menos algún episodio de depresión. Es difícil de diagnosticar porque la euforia no llega a la fase maníaca. La Ciclotimia, alterna el comportamiento de la euforia con la tristeza. Los demás trastornos bipolares entran en la cuarta categoría.

En la fase depresiva las personas sienten pesimismo, sensación de vació, sentimientos de culpa, de desesperanza, problemas para trabajar, tomar decisiones, insomnio, perdida o por el contrario aumento de peso, tristeza, ansiedad y desesperación.

En los períodos maníacos la persona que sufre el trastorno tiende a presentar una autoestima exagerada, a hablar sin parar, aumenta su deseo sexual, se muestra eufórico en su manera de ser, lo cual lo lleva a sensaciones de grandeza, a amenazar a otros, a ser hostil y a conductas inesperadas. También, exterioriza una gran irritabilidad, ausencia de buen juicio y comportamientos exaltados e inapropiados en público.

Cómo es un trastorno fisiológico más que psicológico requiere tratamiento bioquímico a través de fármacos. Es una enfermedad crónica que acompañará a la persona toda su vida por lo que la medicación igualmente será permanente.

La dosificación es complicada por lo que requiere asistencia psiquiátrica constante dependiendo la fase en la cual se encuentre el paciente dado que un antidepresivo en exceso lo puede sacar de la depresión y provocar la fase maníaca y viceversa.

Se necesita de un seguimiento tanto por el ajuste de medicación, como por la necesidad psicoterapéutica que requiere la persona para enfrentarse a ciertos contratiempos.

3 comentarios:

gallega dijo...

UNA GRAN AMIGA NUESTRA LE DIAGNOSTICARON BIPOLARIDAD.

tomson dijo...

Es un tema muy delicado, con medicacion, terapia,llevan la vida que no es poco, este trastorno es cronico.
Besos!!

Juan Manuel Fernández López dijo...

También tengo una amiga con trastorno bipolar y ello me ha impulsado a profundizar sobre él en mi blog:
http://jmflseixalbo.blogspot.com/2010/08/el-trastorno-bipolar-y-sus-tipos.html