martes, 28 de septiembre de 2010

La Psicología Perenne

Seguramente que en innumerables ocasiones nos preguntamos qué es y donde está la sabiduría.
Por Sabiduría, podemos entender que es algo más que conocimiento, ya que a través de éste obtenemos información, y sin embargo, la Sabiduría, requiere entendimiento. El conocimiento nos informa, pero la Sabiduría nos transforma. El conocimiento es algo que tenemos, pero la Sabiduría es en lo que tenemos que convertirnos.

Estamos tan inmersos en nosotros mismos que tendemos a olvidar los tiempos extraordinarios que vivimos y que quizá por primera vez en la historia tenemos a nuestra disposición todas las tradiciones espirituales, y que bajo la superficie de las teologías, filosofías y creencias, existe una filosofía perenne y una psicología perenne que nos sitúan en la Sabiduría Perenne.

La psicología perenne trata de comprender la naturaleza de la mente, ya que nuestro estado mental habitual, todavía no está plenamente desarrollado. La psicología perenne, nos da a entender, que motivado a un estado de nuestra mente todavía inmaduro, no percibimos las cosas tal y como son; nuestras creencias distorsionan; nuestro entendimiento es limitado; no reconocemos nuestra verdadera naturaleza.

OIDA-terapia es una psicoterapia que se desarrolla gracias a una extensa investigación sobre el sentido de la vida del ser y una forma de poder ayudarlo mediante la psicología perenne y las enseñanzas de diversas tradiciones místicas que son fuente de inspiración para la humanidad.

Esta psicoterapia es una contribución que se hace a la comunidad psicológica y psiquiátrica del mundo, cuyos planteamientos buscan ayudar de forma práctica a que cada persona pueda mejorar su autoestima a medida que reconoce su identidad trascendental como alma. Evaluando el desarrollo de la cultura humana, se encuentra que los logros científicos excluyen la trascendencia y fundamentan la degradación de los valores individuales, familiares y sociales.

La Psicología Perenne nos ayuda a descubrir qué es aquello que vibra permanentemente en el fondo de cada uno. Este plan maestro de la vida, el aprender y sanar ha sido confirmado por la historia de la humanidad.