domingo, 21 de noviembre de 2010

Susceptibilidad

La susceptibilidad, en niveles muy elevados, deja de ser una simple característica de conducta que puede dificultar la convivencia con la persona que la padece para pasar a ser un verdadero problema que puede desembocar en graves problemas psicológicos.


Los principales trastornos que pueden ser ocasionados por una susceptibilidad exagerada o que tienen esta característica como uno de sus principales síntomas:

Ansiedad: la vigilancia excesiva que mantienen las personas susceptibles exige unos niveles altísimos de ansiedad. Mantenerse siempre alerta ante las posibles críticas o ataques de los demás genera un estres que puede ocasionar trastornos psicosomáticos, ataques de ansiedad, fobias.

Depresión: Las dificultades en las relaciones interpersonales y la excesiva sensibilidad al rechazo pueden ocasionar que estas personas se aíslen y terminen deprimiéndose. La persona susceptible se siente tratada injustamente, rechazada o atacada por los demás sin ninguna razón, por lo que sus niveles de sufrimiento son muy elevados.

Trastorno narcisista de la personalidad: La persona esconde a sí misma su inseguridad y falta de autoestima a través de un disfraz de grandiosidad e importancia. Quiere tener éxito en todo, ser siempre el centro de atención y que los demás estén al servicio de sus deseos.

Trastorno de la personalidad por evitación: Se caracteriza por una hipersensibilidad al rechazo y la humillación que les hace retraerse y evitar el contacto con los demás, a pesar de que lo desean fervientemente.


Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: Creen que los demás no los valoran y que los critican o atacan injustamente pero no se atreven a expresar sus quejas directamente, por lo que dan una imagen de servilismo o pasividad para luego hacerse las víctimas y culpabilizar a quienes los rodean.

Trastorno paranoide de la personalidad: Tiene una desconfianza excesiva e injustificada ante todos los que los rodean. Es suspicaz e hipersensible en grado tan extremo que suele evitar el contacto social. Puede ser vengativo o agresivo cuando considera que alguien le hace daño.

Paranoia con manía persecutoria: Este es el caso más grave ya que estamos hablando de un trastorno psicótico crónico. La persona se cree perseguida y tiene delirios en los que todos los gestos o conductas de los demás son prueba de que intentan dañarlo. Estos delirios no pueden rebatirse de manera lógica y la persona necesitará atención psiquiatrica y medicación de por vida.

La susceptibilidad es aquel rasgo del carácter mediante el cual el sujeto se convierte en una esponja para recoger, todo lo malo real o que él se imagina. El susceptible siempre o casi siempre se siente herido, despreciado, humillado por cuestiones insignificantes.
Debido a este carácter tiene lógicas dificultades en sus relaciones interpersonales, no hay manera alguna de quedar bien con él.

Un rasgo que lo complementa es la manipulación casi nunca dice las cosas tal y como ocurren, sino que las arregla según su modo susceptible de pensar. Y con frecuencia trata de involucrar a otros en sus problemas en los que, desde luego, él siempre lleva la peor parte.


Hay que saber ser susceptible y una buena forma es siéndolo en relación con uno mismo, no con los demás, lo cual es una manera de defenderse. Es muy útil preguntarse: ¿Por qué me duele lo que me dicen y no lo que hice para que me lo dijeran? Para empezar a cambiar éste puede ser un buen recurso.

6 comentarios:

gallega dijo...

ES COMO DELIRIO DE PERSECUCION??

tomson dijo...

Si!! Paranoia con manía persecutoria esta dentro de los trastornos ocasionados por una susceptibilidad exagerada.
Consultame si no fui clara.
Un beso buen descanso!!!!

Anónimo dijo...

Hola Tomson, que foto preciosa... esos colores y tan delicados que se ven... divino, me hizo acordar a una foto que le saqué a una hurraca en las cataratas, no sabés los colores!!!

Del post me encantó el último párrafo, porque es algo práctico.
¿Te cuento lo que yo hago?
A veces aunque me cuesta, me obligo a otorgar a los demás un margen de confianza, no dudar de sus motivos y pensar que tuvo un mal día, etc.
Para mi gran sorpresa y felicidad, en un 99% no me equivoqué al confiar y esperar lo mejor.
Y el 1% que me defraudó ya no está!
Se fue por donde vino.

Un besito Tomson, que andes bien!!!

gallega dijo...

HOLA TOMSON AMIGA QUERIDA Y LEAL ,TE EXTRAÑO,SE QUE ENTRAS AL BLOG TE DEJO MI CORAZON!!

tomson dijo...

Hola Creo que por la forma de escribir sos MLP, si no pido disculpas, es buena tu esstrategia y muy noble y si da resultado pues adelante. Gracias por escribir sos muy afectiva en tu escritura.
Besos que andes bien!!

Hola Gallega!!! No siempre voy pero cuando puedo y llego a tiempo respondo algunos interrogantes, pero siempre te leo en twitter.
Besos amiga!!!!!

Anónimo dijo...

Sí Tomson, soy yo...
pero ahora que me releo con la "h" en urraca, me estoy por negar!!!
esa no soy yo, jajaja!!!
Un besito
MLP