viernes, 15 de octubre de 2010

Autohipnosis

Buscar un lugar tranquilo y sin distracciones y ponerse en una posición cómoda, evitar dormirse.


Para cada sesión de autohipnosis, decidir un objetivo y expresarlo en una frase positiva. Por ejemplo, voy tomar con calma todas la tareas que tengo que realizar y voy a lograrlo, en vez de una ves mas postergare las tareas. Expresar lo que queremos hacer o ser, no lo que queremos dejar de hacer o ser.

Comenzar a respirar profundamente, expandiendo el abdomen al inhalar. Imaginar que nos relajamos y expulsamos, con la respiración, todo el estrés que sentimos. Sentir que el oxígeno llega a todas las células de nuestro cuerpo y atravesar los miembros hasta los dedos.

Imaginar una escena que resulte relajante, como estar en una playa tranquila y adentrarse todo lo que puedas en ella. Imaginar que bajamos una escalera, si no te gusta la escalera sustituirla por alguna otra cosa, como un camino que desciende, que vamos bajando cada vez más, cada vez más profundo.

Cuando logramos estar totalmente relajado/a, empezar a repetir la frase que elegimos al principio de la sesión. Podemos visualizar las palabras en nuestra mente o ver el resultado final; por ejemplo, verte a vos mismo/a realizando nuestros compromisos a tiempo y sintiéndonos bien por ello.

Si al principio no lo podemos lograr, sigue intentándolo, la autohipnosis actúa de un modo sutil, notando resultados aunque pareciera en un principio que no sucede nada. Si te resulta difícil relajarte, podemos grabar nuestra propia voz y utilizarla como ayuda, también podemos utilizar música que sea de nuestro agrado.

3 comentarios:

gallega dijo...

LO VOY HACER !

tomson dijo...

Hola Gallega!!! Hacelo es muy reconfortante.
Buen finde!!!

gallega dijo...

HOLA AMIGA QUERIDA!!!