lunes, 22 de junio de 2009

El Psicoanálisis


La primera preocupación de Freud, dentro del campo del psiquismo humano, fue el estudio de la histeria, a través del cual llegó a la conclusión de que los síntomas histéricos dependían de conflictos psíquicos internos reprimidos y el tratamiento de los mismos debía centrarse en que el paciente reprodujera los sucesos traumáticos que habían ocasionados tales conflictos.

La técnica utilizada en principio para ello fue la hipnosis
Más tarde introduce otra técnica de tratamiento: la asociación libre.
Al principio era paralela al uso de la hipnosis, pero esta última técnica la acaba desechando por considerarla menos efectiva. En las asociaciones libres el paciente expresa sin censuras todo aquello que le viene a la conciencia de forma espontánea.

Posteriormente, incorpora la interpretación de los sueños en el tratamiento psicoanalítico, ya que entiende que el sueño expresa, de forma latente y a través de un lenguaje de símbolos, el conflicto origen del trastorno psíquico. La interpretación de los sueños es una ardua tarea en la que el terapeuta ha de vencer las "resistencias" que le llevan al paciente a censurar su trauma, como forma de defensa.

Freud hace una formulación topográfica del psiquismo e incluye en él tres sistemas: uno consciente; otro preconsciente, cuyos contenidos pueden pasar al anterior; y otro inconsciente, cuyos contenidos no tienen acceso a la conciencia. La represión es el mecanismo que hace que los contenidos del inconsciente permanezcan ocultos. Más tarde presenta una nueva formulación del aparato psíquico que complementa a la anterior.

En esta formulación estructural el aparato psíquico está formado por tres instancias: el ello, instancia inconsciente que contiene todas las pulsiones y se rige por el denominado principio de placer; el yo, que tiene contenidos en su mayoría conscientes, pero puede contener también aspectos inconscientes, se rige por el principio de realidad y actúa como intermediario entre el ello y la otra instancia del aparato psíquico; y el superyó, que representa las normas morales e ideales.

El psicoanálisis en sus comienzos, e incluso en la actualidad, ha sido una doctrina que ha despertado grandes pasiones, a favor y en contra. Entre las críticas que se han hecho a la teoría de Sigmund Freud, la principal ha sido la falta de objetividad de la observación y la dificultad de derivar hipótesis específicas verificables a partir de la teoría.

No cabe duda de que el psicoanálisis fue una revolución para la psicología y el pensamiento de la época y ha servido como base para el desarrollo y proliferación de una gran cantidad de teorías y escuelas psicológicas.

4 comentarios:

gallega dijo...

FREUD ESTA EN EL BIEN,PORQUE HIZO MUCHO PARA LA H8M,ANIDAD!!!

Anónimo dijo...

Genio absoluto, el maestro Freud!!! Otro a quien admiro , es a Nietzsche , a pesar de su pesimismo. Besos, Tomson!!! Tota.

tomson dijo...

Hola Gallega!!!Freud es el padre del psicoanalisis y el gran maestro de la psicologia, yo creo que se tomo con mas rigor cientifico a la psicologia.
Hola Tota!!! Nietzsche es uno de mis autores predilecto.

lidiaazul dijo...

Mi terapeuta,es freudiano,con lo cual la terapia es muy larga y difìcil,pero tambièn abre un universo de posibilidades,si el psico es bueno,y el mìo lo es.