lunes, 29 de junio de 2009

La Soberbia


La soberbia consiste en concederse más méritos de los que uno tiene. Es la trampa del amor propio: estimarse muy por encima de lo que uno vale. Es falta de humildad y por tanto, de lucidez. La soberbia es la pasión desenfrenada sobre sí mismo. Apetito desordenado de la propia persona que descansa sobre la hipertrofia de la propia excelencia. Es fuente y origen de muchos males de la conducta y es ante todo una actitud que consiste en adorarse a sí mismo: sus notas más características son prepotencia, presunción, jactancia, vanagloria, situarse por encima de todos lo que le rodean. La inteligencia hace un juicio deformado de sí en positivo, que arrastra a sentirse el centro de todo, un entusiasmo que es idolatría personal.

Hay dos tipos de soberbia; una que es vivida como pasión, que comporta un afecto excesivo, vehemente, que llega a ser tan intenso que nubla la razón, pudiendo incluso anularla e impedir que los hechos personales se vean con una mínima objetividad. La otra es percibida como sentimiento cursa de forma más suave y esa fuerza se acompasa y la cabeza aún es capaz de aplicar la pupila que capte la realidad de lo que uno es, aunque sólo sea en momentos estelares. Entre una y otra deambula la soberbia, transita, circula, se mueve y según los momentos y circunstancias hay más de la una o de la otra.

La soberbia es más intelectual y emerge en alguien que realmente tiene una cierta superioridad en algún plano destacado de la vida. Se trata de un ser humano que ha destacado en alguna faceta y sobre una cierta base. El balance propio saca las cosas de quicio y pide y exige un reconocimiento público de sus logros. Para un psiquiatra, estamos ante lo que se llama una deformación de la percepción de la realidad de uno mismo por exceso.

Sólo el amor puede cambiar el corazón de una persona. Cuando hay madurez, uno sabe relativizar la propia importancia, ni se hunde en los defectos ni se exalta en los logros. Y a la vez, sabe detenerse en todo lo positivo que observa en los que le rodean. Saber mirar es saber amar. A lo sencillo se tarda tiempo en llegar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El último párrafo, es maravilloso!!!! Me encantó, amiga Tomson. Te mando un beso, Tota.

betty dijo...

como a muchos, me ha tocado tratar con personas así, sabes que, me dan lástima, porque si bien tienen cosas rescatables, las echan a perder o las tiran por la borda con su manera de ser, y al igual que Tota, la última frase me parece sencillamente maravillosa
Buena semana Tomson!!!!!

tomson dijo...

Hola Tota y Betty!!!! Escribi esto en el dia de hoy haciendo un poco de referencia a lo que estamos viviendo los Argentinos.
Les mando un beso grande a las dos y que tengan una linda semana!!!

treme dijo...

yo soy muy soberbio a veces... entonces necesito encontrar el amor para cambiarme decis?

http://howtremendo.blogspot.com/

tomson dijo...

Hola Treme sin dudas que con amor todo se puede revertir. un beso!!!

Willowcita dijo...

yo a veces soy un poco soberbia... sobre todo cuando pierdo los estribos.