miércoles, 8 de febrero de 2012

Paranoia


La paranoia es una enfermedad mental que se caracteriza por un temor muy grande y una gran desconfianza hacia las demás personas.
Fue clasificada como un trastorno delirante, sin embargo, las características de esta enfermedad son muy diferentes, aunque también mencionare algo sobre los trastornos delirantes.

Más allá de su clasificación, la personalidad paranoide es muy compleja y debido a que se manifiesta con una serie de delirios, impide a la persona establecer relaciones normales ya que siempre se siente amenazada, perseguida y temerosa.

Esta enfermedad generalmente se manifiesta en la edad adulta, pero los psiquiatras creen que se origina en la infancia cuando las personas que la padecen empiezan a atribuir a factores externos sus propios fracasos y sus sentimientos negativos reprimidos.

Así, las personas paranoicas culpan a todos y a todo de sus propias fallas, lo que también es una forma de autoprotección para no reconocer ni lidiar con impulsos, problemas o responsabilidades.

El problema es severo, ya que la sensación de inseguridad y miedo, les impide realizar actividades, los aísla de los demás y muchos hasta dejan de trabajar, salir a la calle y tienen problemas familiares.

Existen diferentes tipos de trastornos delirantes dependiendo de la causa que ocasione la paranoia:
Celotipia: Es la falsa idea de que la pareja sexual es infiel lo que ocasiona severos problemas en la relación amorosa y unos celos enfermizos.
Erótico: Cuando la persona cree que alguien con un nivel social más elevado la ama y admira apasionadamente.
Delirio de grandeza: que es una exagerada sobrevaloración de las capacidades propias, menospreciando las de todas las personas que los rodean. Esto genera una personalidad prepotente, altanera y muy conflictiva en el desarrollo social.
Delirios de persecución: Se manifiestan con la creencia paranoide de que se es maltratada y perseguida por los demás.
Delirio somático: Que es la convicción de que se padece una enfermedad terrible, de tal forma que muchos de los síntomas se “presentan” o perciben.
Delirios indeterminados: Cuando combinan varios de estos sin que se defina bien el origen.

Dado que todas las personas en algún momento de nuestra vida nos podemos sentir temerosas y perseguidas, para determinar si es una paranoia se deben tomar en cuenta algunos aspectos importantes como:
Antecedentes negativos, si la persona ha sido asaltada, violada, amenazada, abordada, secuestrada o ha sufrido algún evento traumático.
Si el temor o delirio se prolonga más de un mes.
Si la persona actúa de forma extraña, aún fuera de los episodios del delirio.
Si no existe un origen orgánico identificable y real de los delirios.

La psicoterapia tiene éxito sólo si el paciente considera que el terapeuta es una ayuda, ya que el razonamiento es difícil para una persona paranoide quien puede pensar que el profesional es su enemigo y desea dañarlo.

Entre las terapias alternativas que pueden ayudar están: la danza, el psicodrama, la meditación y la terapia con mascotas. Estas proporcionan relajación, confianza y permiten la visualización interior para poder reflexionar e identificar el origen de los temores.

2 comentarios:

gallega dijo...

BELLO, MUY BIEN EXPLICADO!!

tomson dijo...

Hola hermosa!!! Gracias.