lunes, 11 de febrero de 2013

El Amor



El amor;  Es la relación interpersonal y la experiencia de intercambio social de una o más emociones positivas.

En el amor hay una inversión en el bienestar de nuestro compañero, hay una sintonía y solidaridad con el otro, una especial sincronización.

Con el tiempo cada vez más nos conectamos con el otro y también vamos incluyendo lazos sociales a esta pareja, salidas con amigos de ambas partes.

Al igual que el resto de las emociones positivas, el amor puede ser fugaz, aunque es más intenso ya que es algo compartido por otro cerebro, por otro cuerpo, por otra alma.

Debemos tener en cuenta que el amor no es un sentimiento incondicional, ya que ciertas condiciones son necesarias para llegar a un estado de sincronización verdadera.

El amor es más que un lazo, es un recurso duradero ya que podemos compartir experiencias positivas y alcanzar un compromiso perdurable.

El amor no puede ser forzado, debe ser algo natural que ambos disfruten.

¿Cómo podemos sacarle más provecho al amor?

Buscar momentos con la pareja para poder compartir intereses, ya sea leer un libro o revista juntos, compartir una película y comentarla, buscar noticias y luego hablar sobre ellas.

También se pueden realizar otras actividades, como disciplinas deportivas juntos, bailar, asistir a un club. El humor es un componente vital, permitirse jugar, reír, hacerse chistes.

Ser agradecido con la pareja y el aporte que ella brinda a tu vida, compartir metas, esperanza y sobre todo reforzar el optimismo.

Compartir  alegrías, esos momentos vitales importantes como el casamiento de un amigo querido o un familiar.

El compartir recuerdos es una hermosa escapada juntos, concentrarse en los recuerdos positivos, cómo se conocieron, cuál fue su anécdota más graciosa, algún viaje interesante que realizaron juntos.

Jamás perder la admiración y el respeto por el otro, son componentes sumamente importantes para mantener viva y alegre la pareja.

Las relaciones amorosas tienen que hacernos sentir felices, tienen que ser nuestro refugio, nadie pide perfección, pero si honestidad, respeto y cariño. Brindar todo esto, esperar todo esto y simplemente disfrutar de ese hermoso lazo que seamos capaces de construir juntos.

Dar amor nunca nos empobrece, sólo nos enriquece.

Debemos aprender a amarnos y amar a otros sin dependencias toxicas y sin paradigmas que nos asfixien; a experimentar el verdadero amor, aquel que nos hace libres, y que surge del encuentro de dos enteros y no de la creencia o búsqueda de unión de dos mitades.

Amor es nunca tener que pedir perdón.