sábado, 21 de noviembre de 2009

Psicología y las cirugías estéticas


A la hora de tomar la decisión de ponerse en manos de un cirujano para modificar alguna parte del cuerpo por una cuestión estética, hay que ser precavidas y tener en claro cuáles son los motivos que nos están llevando a hacer una cirugía.

Son muchas las razones que pueden llevar a una mujer al consultorio de un especialista en cirugía estética: la nariz de esta forma, los pechos de esta otra, las arrugas, la papada, los párpados caídos… todas marcas que el tiempo fue dejando en la cara y en el cuerpo.
Antes de elegir someterse a una operación con fines estéticos, es bueno tener en cuenta algunas cuestiones:

Debes saber que seguramente, tendrás algún momento de bajón emocional en los momentos posteriores a la operación que te hayas sometido.
Al igual que los tejidos deben adaptarse a la nueva figura, también tu cerebro, o mejor dicho, la concepción que tienes tú misma de vos misma, debe adaptarse poco a poco al nuevo cambio físico.

El bajón emocional que se produce luego de una transformación corporal puede minimizarse con la adecuada preparación psicológica ante una cirugía estética. La psicología en las Clínicas de cirugía estética se aplica en todos los casos y adecuadamente a cada uno. No importa que te encuentres ansioso por dicha transformación, ni que lo desees como a nada en el mundo, el golpe emocional se produce igual, dependiendo de cada caso en particular, y debe ser atendido y tratado.

Es muy normal que ante un cambio tan grande como el de una cirugía plástica uno espere ansioso el momento de comenzar a disfrutar de esa nueva imagen tan esperada. Por lo general te desilusionas cuando te miras al espejo, las secuelas del postoperatorio, los moretones y la inflamación, aunque lógicas y esperadas te desesperan.

El médico te dirá que es transitorio, pero pasada esta etapa igual no te encuentras conforme. Esto se debe a que a tu cerebro le cuesta cambiar de imagen corporal, debes ser paciente con vos mismo y dejar pasar el tiempo. En el 90% de los casos la transformación es exitosa y al gusto del paciente, pero se debe permitir a nuestra psiquis adaptarse a ello.

El tiempo lo cura todo. No debes agobiarte ni permitir que la desilusión o la depresión entren en tu casa, lentamente tu cerebro se hará cargo de la nueva imagen corporal, que poco a poco se instalará en tu psique hasta que te reconozcas plenamente. Los profesionales especializados de las Clínicas de cirugía estética comprenden cada caso y están allí para apoyarte. Sólo date tiempo y permite que la transformación interna, que desconocías, fluya a su ritmo natural hasta adaptarse.

El postoperatorio debe poder llevarse en completa calma. Es por ello que debes elegir una época tranquila para tu operación, cuando dispongas de un tiempo de vacaciones para pasar los momentos de inflamación lo más tranquilo posible.
Lejos del estres y las preocupaciones y comprendiendo bien el proceso de transformación interna al que te enfrentas podrás superar con éxito esta etapa, que te brindará el mayor bienestar emocional, que es, indefinitiva, el objetivo primordial de toda transformación corporal.

La gran autoestima y felicidad que se genera a partir de tener el cuerpo que se desea o con el que uno puede identificarse mejor, es apoyada por la psicología en las Clínicas de cirugía estética.

Hoy en día podemos ver como la televisión, diarios, revistas y la publicidad exponen cuerpos con medidas biológicamente imposibles, mujeres con pechos excesivamente grandes o cinturas verdaderamente pequeñas, sin embargo estos modelos se han convertido en los patrones de belleza para la sociedad de hoy en día. Producto de esto, las consultas para realizarse cirugías plásticas han tenido un aumento importante en las últimas décadas, ya que a mayor demanda de cirugías menores son los precios para obtener una.

Recuerde, una cirugía plástica es una cirugía verdadera. Requiere también de un período de recuperación, durante el cual sus actividades normales estarán restringidas.

La cirugía estética tiene resultados más psicológicos que estéticos. Por eso es importantísimo trabajar la psicología de la paciente, realizar varias entrevistas, conocerla bien, saber el por qué y lo que ello significa.

Para terminar las personas somos únicas e irrepetibles, todos tenemos belleza, pero también una parte fea, solo debemos aceptarla, para no caer en una viciosa carrera, por lograr la eterna juventud, modificar alguna parte de nuestro cuerpo que no nos gusta. La fanatización nos puede costar la vida, o podemos quedar en peor estado del que entramos al quirófano.

¿Te harías una cirugía estética?

6 comentarios:

gallega dijo...

NO,TODAVIA NO SE NOTAN MUCHO MIS ARRUGAS,PERO SI PUDIERA HACELA,NO,NO ME INTERESA!

Betty dijo...

ni loca!!!!
asumo el paso de los años y agradezco lo vivido, pero querer ser lo que no soy...nooooooo
besos amiga buen domingo!!!

tomson dijo...

Gallega que bueno yo soy de las que como vos no se haria nada.
Besos buena semana!!!
Betty aceptar el paso de los años me parece tan saludable!!
Besos buena semana!!!

gallega dijo...

TOMSONNN,ANDAS OCUPADA,VERDAD?

cecilia dijo...

Yo soy joven y la verdad que todo lo que se relacione con el quirofano me da terror .Igual ¿quien sabe como pensare cuando sea mas vieja y si tuviera plata? aun asi preferiria no hacerlo al ver los casos que hoy en dia se ven pora quellos que se animaron a hacerse cirujias ,quedan deformados y pienso que si no se hubieran hecho "retoques" no se verian tan monstruosos.Confieso que me gustaria hacerme las lolas pero repito me da miedo y no estoy a favor

Anónimo dijo...

Queridos lectores:

Trabajo como Psicóloga Clínica en una Clínica de Estética; las expectativas son variadas, las quejas muchas, los estados emocionales alterados por un cuerpo maltratado ni hablar....la intervención nuestra es tan importante como la cirugía misma.

La remodelaación o acomodamiento de lo que la maternidad ha dañado, o los años, no es un asunto de vanidad, más bien de amor propio. EL querer arreglar algo que no se ve bonito es correcto y lo defiendo. Quien se cuida, se esmera también por un cuerpo armonioso y equilibrado. La cirugía estética es una buena aliada, sin exagerarla o hacerse adictos, que es donde radica realmente el problema de esto.

Un abrazo!