lunes, 7 de diciembre de 2009

El Síndrome de Wendy


La base fundamental de esta patología es que es un trastorno basado en la necesidad de satisfacer al prójimo.

Quien padece el síndrome de Wendy tiene dificultades para controlar su propio rumbo y, para compensarlo, se vuelca en dirigir la vida del otro adoptando una actitud maternal. El síndrome de Wendy se reconoce por estas actitudes:
Insiste en ejercer de madre protectora y asume la responsabilidad que elude Peter Pan.
Siempre se muestra disponible; si no, experimenta un sentimiento de culpabilidad.
Periódicamente acusa a su protegido de abusar de su buena fe, aunque tampoco hace nada para cambiar la situación.

Sus síntomas más característicos son:
Miedo al rechazo: muchas veces debido a la carencia afectiva, la persona se sobrepreocupa y no entiende el límite del amor y del cariño.
Son personas con miedo al abandono: una de las características fundamentales de estas personas es la dependencia emocional
Viven dominadas por deseo de complacer a los demás y sobre todo a la propia pareja.
Tiene mucha relación con el síndrome de Peter pan, miedo de crecer, actuar como un niño, ya que normalmente detrás de una persona Wendy siempre hay un Peter pan.
Hay que aclarar que este síndrome no es una patología como tal, pero esto no significa que a largo plazo no acabe produciendo un sufrimiento en la persona y su entorno.

Por lo que se puede concluir que las personas que padecen este síndrome se mueven por una necesidad imperiosa de seguridad.
Las conductas más significativas son sentirse imprescindible, entender que el amor es sacrificio y resignación, evitar a toda costa que alguien se enoje, intentar continuamente hacer feliz a la pareja o por ejemplo insistir en hacer las cosas por la otra persona entre otras.
Está claro que todos nosotros en algún momento hemos actuado de esta forma pero para hablar de síndrome de Wendy, el miedo al abandono debe ser visible y tangible y, sobre todo, mantenerse en el tiempo.

La sobreprotección en la infancia, las causas de este síndrome hay que buscarlas en un pasado familiar en el que Wendy se sintió excluida, por lo que en la edad adulta asume el papel de los padres que no ha tenido. Para ello se valdrá de la primera persona cercana que se deje cuidar, normalmente la pareja. Cabe destacar que ambos trastornos han sido descritos principalmente por el Psicólogo Dan Kiley con doctorado en Psicología en la Universidad de Illinois. Cabe destacar también que ambos síndromes no son aceptados en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM por sus siglas en Ingles).

Wendy es aquella mujer u hombre que se encuentra detrás de un Peter Pan.
Tras un Peter Pan siempre tiene que haber una persona, hombre o mujer, dependiendo del caso, que se encargue de hacer todo aquello que no hace él. Peter Pan no existe si no hay una Wendy que le aguante".

3 comentarios:

gallega dijo...

hay alguien que conozco(no familia) quwe es asi!!

lidiaazul dijo...

Conozco a alguien ja¡ ja¡ ja¡,no es mi caso, yo tengo otros.

tomson dijo...

Saludos amigas Gallega Betty!!!!