martes, 29 de diciembre de 2009

La vejez


A medida que transcurre la vida, el ser humano atraviesa diversas etapas niñez, adolescencia, adultez en forma sistemática y cada una de ella va dejando huellas, psíquicas y físicas.

La clave en esta secuencia
se halla en el paso del tiempo, variable central de todos nuestros cambios en la vida. Nuestro organismo es una compleja maquinaria de relojería, responsable del ciclo de funciones tales como, sístole-diástole, inspiración/expiración, sueño/vigilia, peristaltismo intestinal, menstruaciones, hibernaciones y demás.

Sin embargo, el organismo solo “mide” el tiempo, pero no lo crea ni lo explica.
El tiempo es implacable, parecería caminar lento, pero cuando nos damos cuenta, se nos ha pasado la vida, el tiempo voló y nuestro espacio de vida, se fue para siempre.

Los chinos dicen que el secreto de la victoria es saber de antemano, esto es, en la vida hay que prever o lo que es lo mismo, ver antes de que ocurran los hechos. Si nos entrenaran desde niños en este arte, estoy segura, nos ahorraríamos muchos problemas en la vida.

La forma de medir el tiempo varía de acuerdo a la etapa de nuestra vida, para el niño el tiempo pasa lento, parece que no avanza, mientras que para el viejo, va demasiado rápido.

Nuestra mente guarda en los casilleros de la memoria, todos los hechos que ocurren en nuestro alrededor, es un registro inconsciente y conforma el bagaje de la experiencia. La vejez o senectud, es una etapa de la vida, que va desde el momento en que el organismo cesa de reproducirse, hasta que muere.

La senilidad nos ocasiona mala vista, articulaciones esclerosadas, corazones infartados, glándulas atrofiadas, dentadura estropeada y sistemas inmunitarios que ya no pueden evitar que los microorganismos nos invadan y desencadenen infecciones grave.
Sin embargo, lo más estresante son los impactos psicológicos: desengaños, frustraciones, decepciones, traiciones, envidia, celos, desengaños y lo más triste de todo, es que ni los recursos tecnológicos actuales, no lograrán evitar nuestra muerte.

Y así la vejez es la suma de la senectud biológica y de las consecuencias psíquicas, del percatarse de que la muerte se va acercando.

Se da de maneras diferentes en los distintos sujetos y está ligada a la forma en que se había encarado previamente la vida, el trabajo, las relaciones emocionales y los intereses.
El adulto que envejece se ve forzado a encarar la incertidumbre profesional y social, la variabilidad o desaparición de los afectos y la fragilidad de las relaciones con sus semejantes. En la vejez disminuye significativamente la capacidad física, se pierde el trabajo, la posición económica, mueren amigos y familiares, pérdidas que se viven con gran dramatismo, el tiempo subjetivo se acorta sensiblemente, sobre todo en los periodos largos como estaciones o años, hay conciencia de una mayor cercanía de la muerte.

No sólo se es viejo, sino que además se siente uno viejo, lo tratan como a un viejo y ve que sus contemporáneos mueren porque son viejos.

La vejez satisfactoria depende de mantener un modo de amar y crear, de guardar cierta imagen de sí mismo, de ser capaz de gozar de la existencia a pesar de los sufrimientos que ocasionan las separaciones y los golpes al narcisismo: el ser humano se enfrenta con la ambivalencia entre el deseo de vivir y la tendencia a abandonarse y dejarse morir.

Cuidarse suprimiendo todo lo agradable (sexualidad, comida, bebida) tal vez baje el colesterol y los triglicéridos, pero también baja el entusiasmo por la vida.
Actualmente se pone mucho énfasis en la “felicidad” y así se mide cuan felices son unas pocas naciones en el planeta y cuan infelices son la mayoría de habitantes en los países subdesarrollados. Últimos estudios muestran que las respuestas están muy poco relacionadas con la edad, el nivel social, el estado civil e incluso el estado económico.

El sentirse, feliz o no, está más bien ligado a un estado subjetivo. Lo que sí se ha comprobado es que las personas infelices, o que así se sienten, tienen una susceptibilidad mucho mayor a enfermedades y el curso de estas suele ser más largo y menos satisfactorio. De modo que existe una correlación muy clara entre felicidad y duración de la vida.

Si nuestra angustia por la muerte es enfermante, entonces refugiarse en el bálsamo de alguna religión lograr la paz. Sin duda, envejecer bien, es un arte, que debería ser enseñado desde la infancia. Una vejez con salud y sin discapacidad, no se construye desde los 50 años en adelante, sino desde la infancia.

13 comentarios:

gallega dijo...

ERA JPVEN Y NO PENSABA EN MI VEJEZ,ES BRAVO!

tomson dijo...

Creo que no estamos preparados intelectualmente para la vejez. Un beso amiga!!

iris dijo...

En la actualidad trabajo con personas de más de 80 años y en todas he notado una coincidencia ; a cada una de ellas les ha pasado algo en la vida ( no importa con que edad ) , que recuerdan durante todos los dias de su vida .Son traumas emocionales que no cicatrizan nunca . Besos y FELIZ AÑO .

tomson dijo...

Iris gracias por escribir y contarnos tu experiencias. Feliz año!!!

lidiaazul dijo...

FELIZ AÑO¡,TOMSON¡¡

Anónimo dijo...

tomson cuando suenen las doce campanadas cierra los ojos y pide un deseo al año nuevo a esa hora yo hare lo mismo mi deseo que el tuyo se haga realidad feliz 2010 besos carlos

gallega dijo...

FELIZ AÑO NUEVO TOMSON AMIGA QUERIDA Y LEAL LO QUE DESEAS SE TE CUMPLA CON DIOS Y JESUS!!!!!!!!!!!!

libertad dijo...

Hola Tomson, todos los días abro mi correo y tengo alertas dentro de ellos esta el de la "vejez" me aparecen muchos blogs diarios sobre este asunto y no porque me interese leerlos sino porque hago seguimiento de otros datos. Así que los ignoro, no tengo tiempo. Pero ahora que abri mi correo vi el tuyo y las palabras que escribiste me atrajeron a la lectura, son interesantes y llenas de sentido, denotas experiencia en ello.
Hoy estoy preocupada por mi vejez y efectivamente, no fue desde pequeña pero creo que hay diversos factores en México que propician contratiempos en llegar a una vejez tranquila y sino feliz al 100%, con ganas de vivir. No obstante, ahora que leo tu correo hay otra parte importante y es la interna esa es la que cuesta más trabajo fomentarla ya que las acciones que hoy, a diario tenemos son las que nos van forjando hacia esa vejez placentera.....te envio un saludo y que tengas un cambio de año felíz....DRZ

Cecilia dijo...

Feliz año nuevo Tomson!!

Lujo dijo...

Hola Hola Tomson,
Mil abrazotes gigantes para ti y los tuyos.
Seguro que el nuevo año será genial.
Hasta el año que viene!
Besotes!

gallega dijo...

HOLA TOMSON AMIGA QUERIDA!! COMO LO HAS PASADO?

tomson dijo...

Feliz año para todos!!! Recien llego , me fui unos dias a cargar baterias, lo necesitaba. estube cuatro dias con la gente que mas amo en este mundo.mi hermana, cuñado, sobrino y mi otra mitad,y Clarita mi mascota amada,solo me dedique a recibir amor y a darlo, no lei diarios, no escuche noticias, solo aire, sol, charlas de horas comidas y sobremesas interminables, me volvi llena de ganas de volver a empezar.
A todos gracias por los deseos, lo mejor para este año que recien comienza.
Mañana la seguimos!!!

gallega dijo...

que alegria tomson que lo has pasado feliz!!!!! estaba preocupada,pero adelante amiga querida!!!