lunes, 6 de junio de 2011

Psicología

En general, la gente que acude a terapia es aquella que ha sufrido una pérdida, muerte de un ser querido, divorcio, cualquier suceso traumático, una frustración dolorosa, etc, aquella que ha llegado a una etapa de su vida en la que necesita hacer un replanteamiento de las cosas, o de los que sienten que su autoestima está muy baja, por una depresión, fobias, estados de ansiedad que le dificultan llevar una vida normal, problemas de pareja, o problemas de adicción.
Los motivos pueden ser muy diversos, pero el denominador común de todas estas personas, es que se hallan en un momento de cambio o de crisis y necesitan un espacio para sentirse escuchados y poder encontrar respuestas y salidas a sus diferentes situaciones.

La persona que acude a terapia individual realiza, guiada por un psicoterapeuta que acompaña en todo momento, un proceso para ayudar a darse cuenta de lo que le está pasando, y realizando las intervenciones terapéuticas necesarias, el paciente va resolviendo sus problemas. No es un camino sencillo. A veces, duele mucho ver los puntos que menos nos gustan de nosotros mismos y las debilidades propias, pero sólo si tenemos el coraje y la confianza de llegar hasta allí, podremos ver lo que hay del otro lado. Sólo atravesando el dolor podremos salir de él y disolverlo. Siempre sucede que después de una gran tormenta viene la calma.

Para que la terapia salga bien se deben establecer pasos a seguir:
En primer lugar; es importante crear un vínculo entre terapeuta y paciente. Que se de una buena relación de empatía y confianza entre ambos.
En segundo lugar; la persona tiene que tomar conciencia de cómo hace las cosas para llegar siempre al mismo sitio. Son muchas las ocasiones en las que no nos percatamos de cómo hacemos, o de lo que hacemos para que nos vaya tan mal o tan bien en la vida.
En tercer lugar; es importante aprender que hay otra manera de enfocar las soluciones, que podemos dar vuelta la cuestión adversa, que podemos probar otras fórmulas que mejoren considerablemente nuestra calidad de vida, la imagen que tenemos de nosotros mismos y nuestras relaciones con el entorno y con los demás. Por último, llegar a reconciliarnos con nosotros, con nuestro Ser que es perfecto e inmutable. Dejar de hacernos tanto daño y conseguir querernos algo más de lo que veníamos haciendo hasta ahora.

La mayoría de los sufrimientos personales surgen cuando no somos lo que nos gustaría ser, o cuando no estamos conectados con este mundo y nos creamos otro diferente. Toda psicoterapia asume que es posible cambiar algo de las personas, para ello es necesario: explorar nuestras emociones, nuestras creencias y nuestros recursos, para poder salir del bloqueo en el que nos encontramos y, sobre todo, para aceptarnos y no pretender ser algo que no somos.

“El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera".
Ernest Hemingway.

"El secreto para vivir en paz con todos consiste en el arte de comprender a cada uno según su individualidad".
Federico Luís Jahn.

"Si siempre ves el lado amable y positivo de las cosas, serás feliz y harás feliz a los demás".
Vaswani.

2 comentarios:

iris dijo...

Gracias por las frases. Besos.

tomson dijo...

Besos Iris! Buena semana.