martes, 25 de agosto de 2009

Fibromialgia


La fibromialgia podría ser un agotamiento, un consumo excesivo de la energía del cuerpo, llevando a este a la extenuación, y por tanto al desgaste total que obliga al descanso. No deja de ser curioso el hecho de que la mayoría de las personas que padecen fibromialgia sean mujeres “agotadas física y psíquicamente”.

Aquellas que lo han dado todo, no sin cierto fanatismo en la causa, sea esta cual sea, por hacer lo que correspondía. Esa falta de límites, que en realidad presupone una deficiente gestión del sistema nervioso central sobre las necesidades del cuerpo y la mente, llega a su término cuando la persona ya no puede más, y debe pararse.

Además parece ser que los antidepresivos ayudan a mejorar los síntomas, es decir, amortiguan el dolor enmascarado bajo capas y capas de voluntad de hierro y entrega ferviente. La psicoterapia puede ayudar, ¿cómo? Pues sobre todo yendo al fondo de la cuestión, y liberando los sentimientos almacenados y bloqueados que impiden la oxigenación del organismo. Otras terapias como el yoga, el masaje metamórfico o determinadas técnicas de respiración son útiles en la mejora de esta sintomatología.

La debilidad crónica puede tener que ver también con un esfuerzo psíquico permanente por proyectar una determinada imagen o por reprimir aspectos que uno considera indeseables. De alguna manera estaría vinculada, una vez descartadas causas orgánicas, con cierto grado de histeria que produce un cansancio constante al vivir la persona en un conflicto interior agotador.Esto no es que se puede superar, es que la persona debe hacer todo lo posible para liberarse de esta situación.

La persona con fibromialgia tiene una forma de afrontar su cotidianeidad que contribuye a aumentar el dolor.
Son personas que se sienten burros de carga de sus hogares, de sus trabajos.
Son muy dadas a satisfacer las necesidades de los demás antes que las suyas propias, llegando al punto que ya no saben cuales son sus propias necesidades.

Se sienten incomprendidas, y se sienten heridas con las personas que las rodean.
Tienen un gran sentido del deber y eso las lleva a ser muy exigentes y a tener un gran sentimiento de culpabilidad.
Baja autoestima.
Les cuesta pedir.
Presentan mucha rigidez física, el cuerpo está muy tenso, tienden a dar muchas vueltas sobre lo mismo, y les cuesta tener en cuenta otros puntos de vista, siempre que pueden evitan afrontar lo que sienten.

Esta forma de relacionarse consigo mismas y con su entorno les reporta una gran pérdida de energía física, ya que esa tensión se va acumulando en su cuerpo.El dolor provoca mucha agresividad y ansiedad por la sensación de impotencia, aunque con técnicas de relajación y respiración se ha demostrado que disminuye.

Normalmente las emociones como la rabia y la tristeza -al sentirse incomprendidas, impotentes, no ayudadas, si no se elaboran son las que esencialmente ayudan a aumentar el dolor corporal, el insomnio, el estrés, y a la larga la pérdida de concentración y la memoria.

¿Qué hace la persona con fibromialgia con la ayuda de la Psicología?
Técnicas de relajación y de respiración. Para empezar a conectar con el cuerpo de una forma constructiva, concentrándose en lo que yo que tengo Fibromialgia me puedo dar, en vez de lo que el cuerpo me debería dar a mi.

Psicoterapia. Para empezar a tener una relación sana con uno mismo.Darse cuenta, del papel activo que tiene uno mismo en la construcción de su propia vida.
Si quieres que los otros cambien (actitud muy frecuente en la Fibromialgia) empieza a atreverte a mirarte a vos mismo y como funcionas, ya que acostumbras hacer con vos lo mismo que ves que los otros hacen contigo no escucharte, no hacerte caso.

Pone toda la energía en vos mismo y no en los demás.

5 comentarios:

Winter dijo...

Qué buena entrada...creo que le estás haciendo bien a más de uno!

tomson dijo...

Hola Winter saludos cordiales!!! Esa es la intension. Besos

Anónimo dijo...

Hola!!! No entendí si los hombres no la sufren... Besos!!! Tota.

gallega dijo...

PERO YO LA TENGO!!!!!!!!!!!!!!!

tomson dijo...

Hola Tota! es tipico de la mujer, pero tambien la sufren los hombres. Saludos cordiales!!!
Gallega cuando estaba escribiendo me acorde de vos, por todo lo que haces. Cariños y que sigas bien!!!