lunes, 10 de agosto de 2009

La pobreza y el comportamiento.


La pobreza tiene implicaciones psicológicas que no siempre se toman en cuenta en los análisis socioeconómicos.

Ser pobre representa no solo la tragedia del hambre y la desnutrición, o la falta de bienes y servicios primarios o la carencia de sustento. Ser pobres conlleva alteraciones importantes en la conducta humana que privan a buena parte de las personas que la padecen de un desarrollo psicológico adecuado.

Los seres humanos conformamos nuestra forma de ser, nuestras actitudes ante la vida, nuestro comportamiento y nuestra personalidad en base a parámetros biológicos, genéticos, sociales y psicológicos.Una alimentación escasa provocará desnutrición y el subsiguiente daño fisiológico, incluido el cerebral. La miseria sostenida durante generaciones por familias que la hayan soportado, comporta patrones genéticos disminuidos como puede ser el peso y la estatura, entre otras características fisiológicas. Los factores psicológicos y sociales que se derivan de la pobreza son igualmente determinantes en la formación de actitudes y formas de comportamiento diferentes.

Investigaciones hechas al respecto señala, que la pobreza genera rasgos culturales propios como "pocos deseos de planear el futuro", "sentimientos de inferioridad y marginalidad", creando conductas de auto segregación, machismo en los hombres y conductas de mártires en las mujeres, "sentimientos de fatalismo", "desconfianza social" y una tendencia a vivir en el presente. Es decir, comportamientos sin objetivos y metas en la vida tipo: Como vaya viniendo vamos viendo.Entre los rasgos sociales que encuentra los investigadores, indica situaciones de vida que marcan patrones de conducta tales como el hacinamiento y la ausencia de vida privada, alcoholismo, abandono de hogar, violencia social e intrafamiliar, autoritarismo en las relaciones de pareja y familia, ausencia de infancia como etapa de formación y de vida, bajo nivel educativo y analfabetismo funcional.

Todo esto trae como consecuencia un bajo rendimiento físico, así como igualmente intelectual. El lenguaje, los conocimientos científicos, el aprendizaje cultural, social y escolástico serán limitados y aunque el trabajo, las habilidades y el esfuerzo existan, la pobreza no forma a las personas que la resisten para poder controlar su propio destino, surgiendo cuadros crónicos de desesperanza, frustración y depresión.

3 comentarios:

betty dijo...

no se si esto que voy a decirte es verdad o no, pero sabes, he oído a mucha gente decir que las personas mas humildes se llenan de hijos, por ejemplo, no sólo por su falta de educación, de planeamiento,etc, sino porque sienten que esos hijos son en alguna medida algo que sí pueden tener, o lo único que es verdaderamente suyo y obtenido por ellos mismos, aunque después, como todos sabemos, esos niños estén condenados a una vida mas que limitada en todos los aspectos, es asi?? me gustaría saber que opinas
besos y buen lunes

gallega dijo...

MUY BUENO LO DE BETTY,ES MUY POSIBLE!!!!

tomson dijo...

Hola Betty, en la parte psicologica es en buen razonamiento. Pero viendo la realidad,mi opinion personal, es ignorancia, falta de una buena educacion preventiva, de algun modo por todo lo mencionado antes hay un grado de promiscuidad y abandono. Hay excepciones como en todas las cuestiones.
Saludos Betty!!!
Un beso grande Gallega!!!