martes, 18 de agosto de 2009

Trastornos psicosomáticos con componente psicológico.


Entre los trastornos funcionales están por una parte los fenómenos somáticos que acompañan a las diferentes emociones (o afectos). Se han agrupado en dos grandes categorías: La angustia, que señala peligro, y la depresión, señala pérdida o fenómenos negativos que son difíciles o imposibles de solucionar. Ambos estados pueden producir efectos somáticos.

Además de esto hay sintomatologías expresivas a través del lenguaje del cuerpo. Por ejemplo cuando una persona tiene tendencias retentivas se manifestarán por la constipación (estreñimiento, dificultad al respirar). Si la persona es reactiva con tendencias revulsivas e insoportables entonces tienden a expulsar (vómitos, diarreas, transpiraciones).

De esto se desprende que el organismo puede por medio de síntomas de conversión psicosomática liberar deseos que uno tiene contra las tendencias que se oponen o nos prohíben dicho deseo. Es como un autocastigo psicológico que nos lo impone la parte inconsciente del Superyo. Cada órgano o sistema puede liberar por una somatización el conflicto interno. Esto puede ser de forma percibida por el individuo o no. (Ejemplo: La persona que se le ha muerto un ser querido y no expresa sus sentimientos. Después aparecen una serie de síntomas).

Manifestaciones habituales de conversión
Motoras:
parálisis, calambres, tics, temblores, afonía, etc.
Sensoriales: dolores diversos, ceguera, sensación de calor o de frío.
Tracto intestinal superior: disfagia, náuseas, vómitos, bulimia, etc.
Tracto intestinal inferior: incontinencia, constipación, diarrea.
Tracto respiratorio: hiperventilación, disnea, suspiros, tos, bostezos.
Corazón, circulación: neurosis cardiaca, palpitaciones.
Vías urinarias: necesidad, frecuencia, incontinencia, retención.
Vías genitales: anestesia de la vagina o del pene, algunas formas de impotencia o frigidez.
Piel: enrojecimiento, palidez
Conciencia y funciones psíquicas: síncopes, amnesia, fatiga, falta de energía, etc.

Enfermedades psicosomáticas mayores
Las enfermedades psicosomáticas mayores son pluricausales; los factores psicológicos tienen su papel junto a la predisposición biológica y, especialmente, hereditaria. Estas enfermedades, como el asma, el infarto de miocardio, la tuberculosis, la úlcera, diabetes, etc. parecen presentarse en personalidades de un narcisismo frágil, con problemas importantes de dependencia. Ofrecen con frecuencia un conflicto referido al deseo de dependencia y han tenido una relación distorsionada con la madre. Estas enfermedades no son simples procesos de conversión psicosomática.

Relaciones somatopsíquicas
Aquí son las funciones corporales las que actúan sobre la mente. Si nuestro cuerpo tiene problemas esto nos afecta de forma psíquica: angustia, depresión, etc.

4 comentarios:

Winter dijo...

Muy interesante, Tomson, como siempre.
Gracias

gallega dijo...

COMO SIEMPRE TOMSON AMIGA QUERIDA,COMO ME ACLARAS LAS COSAS

tomson dijo...

Hola Winter, saludos cordiales!!
Gallega un beso, que sigas bien!!

gallega dijo...

BUENOS DIAS TOMSON AMIGA QUERIDA!!!!!!!!!!