jueves, 14 de mayo de 2009

Enanismo Psicosocial


La Acondroplasia es un defecto de carácter congénito que afecta al crecimiento del esqueleto; como consecuencia este tiene un menor crecimiento y adquiere una forma especial. Debido a la desproporción de su talla con respecto a las medidas estándares socialmente aceptadas, se producen limitaciones físicas de orden práctico en la vida cotidiana que pueden condicionar el normal desarrollo psicosocial de la persona con Acondroplasia.

Hay quienes no consideran que el enanismo es una discapacidad porque las personas de talla baja caminan, se mueven oyen, ven, hablan, piensan igual o quizás más que las personas que se consideran a sí mismo "normales".
Más que discapacidad, el enanismo es una condición física especial que trae consigo quizás algunas limitaciones puesto que vivimos en un mundo adaptado todo para personas que alcanzan por lo menos 1,60 de estatura.

Los cajeros electrónicos, teléfonos públicos, interruptores de luz, cerraduras de las puertas, estantes, mostradores, andenes, escalones, subidas a los automóviles y muchos objetos más, han sido fabricado pensando en hombres y mujeres de talla media y no en aquellos a los que muchos llaman enanos.

Todo esto causa limitaciones en quienes no alcanzan la medida, se le es más difícil desenvolverse en su cotidianidad, necesitan esforzarse un poquito más, rodar un banco o taburete, subirse a el y llegar hasta donde se quiere llegar. Nada es imposible para ellos, con un poco más de esfuerzo, todo lo que deseen lo pueden realizar. Pero no falta quienes miden su inteligencia y capacidad mental, con el tamaño que en estatura logran alcanzar.
En ausencia de complicaciones, el acondroplásico puede no presentar discapacidad significativa.

El desarrollo muscular es adecuado y permite a estos niños realizar la mayoría de las actividades de su edad.
La presencia de alteraciones en la alineación de los miembros inferiores puede determinar, no obstante, ciertas dificultades funcionales al reducir la base de sustentación del niño y empeorar el equilibrio, originando de forma secundaria una marcha más penoso y con un gasto energético mayor.

La expectativa de vida y el coeficiente intelectual de las personas con acondroplasia son los mismos que los de las personas de talla normal, por lo tanto se puede garantizar, no existe ninguna deficiencia mental como muchos en la sociedad suelen pensar.
Por tanto, las personas de talla baja o enanos, no son discapacitados; simplemente, poseen limitaciones como todos los seres humanos, con cosas que pueden y no hacer, porque no hay nadie perfecto.

En sí, es sencillo si tratamos a los demás como queremos que nos traten a nosotros mismos; si pensamos muy bien lo que se va a decir y hacer; si aprendemos a ver con el corazón porque lo esencial es invisible a los ojos.

4 comentarios:

el ángel dijo...

tengo unos conocidos (de estatura normal)cuyos hijos (2) son enanos, sin que haya antecedentes en ninguno de los padres de esta enfermedad.
Como estos padres están económicamente bien y ademas tienen sus cabezas bien "abiertas" han sido lo suficientemente inteligentes, para, no sólo darles todo lo que este a su alcance, sino para educarlos tan libremente que estos niños, creo, que se dan cuenta de su "enfermedad" cuando se miran en un espejo, actúan y se desenvuelven con una naturalidad, que asombra. Muchas veces, los discapacitados, no son precisamente, los que padecen de alguna "limitación"
Saludos!

tomson dijo...

si es tal cual, fijate el chico que esta en operacion triunfo, el ego de ese chico es increible, a su alrededor hay chicos de estatura "normal", super inseguros.
Saludos Angel

Anónimo dijo...

lo que pienso es qe la gente pequeña puede ser mucho mas brillante que la gente grande o normal no creo que el ser pequeño signifique qe seas un inutil por que soy una persona pequeña y soy tan util como los normales o grandes.

Anónimo dijo...

ES INCREIBLE COMO EN ESTE MUNDO PUEDE UNO ENCONTRARSE CON TANTAS PERSONAS MARAVILLOSAS COMO ESAS QUE SIN IMPORTAR LAS ESTATURA SIGUEN ADELANTE