miércoles, 13 de mayo de 2009

Geriatria


Hablemos un poco de nuestros abuelos, de como tratarlos, cuidarlos y mirarlos. En otras ocasiones hemos tratado temas relacionados a la niñez y la juventud, pero llegó la hora de hablar de nuestros preciados ancianos.

Aspectos fisiológicos y psicológicos de las enfermedades de la vejez. La Geriátrica es una parte de la Gerontología.

El término Geriátrica aparece por primera vez en Estados Unidos en 1909. En un mundo donde el culto a la juventud impera, lo peor que puede sucederle a uno es dejar de ser joven. Sin embargo, más pronto de lo que pensamos llegará el día en que la mayoría de nosotros seremos viejos.

En una sociedad donde paradójicamente, todos queremos vivir muchos años, pero nadie quiere verse convertido en un anciano, es natural que sean muy raras las personas que se interesen por los ancianos. Por eso es necesario detenernos y pensar de como estamos tratando a nuestros viejos; con frecuencia nos olvidamos de los derechos de las personas mayores; los tienen por que son seres humanos, pero principalmente por que se los han ganado a través de la vida, ya que gracias a ellos, ahora nosotros somos quien somos y estamos donde estamos.

Las personas mayores tienen por tanto, mucho de lo que todavía nos falta por adquirir, ya que la mayoría de nosotros ocuparemos su lugar y no nos gustaría ser menospreciados, ignorados o abandonados. Si bien varias de sus habilidades y capacidades, se van limitando con la edad, la experiencia, los valores, conocimientos y enseñanzas que tienen para cada persona no tienen límites.

La población de personas mayores es cada vez más grande y aunque la mayoría de los sistemas laborales suelen jubilarlos a los 65 años, todavía hay muchos de ellos que tienen bastante que dar, que aprender y enseñar a los demás; es decir su productividad no termina con los años. Mientras mas activa, productiva y mejor relación familiar y social tenga una persona anciana, mayor será su salud integral y estará en mejores condiciones.

La vejez, más que un asunto de edad, es de conciencia, por eso es importante darnos cuenta que nuestros ancianos nos necesitan tanto física como emocionalmente y por eso me pareció oportuno hablar un poco de los derechos que ellos tienen. Entre los principales derechos humanos de las personas mayores están:

Vivir tranquilos, acompañados, felices, sin preocupaciones y en la familia que ellos edificaron.
Tener acceso a alimentos bien preparados.
Mantenerse limpios y arreglados con la ayuda de los demás.
A poder reunirse con sus hijos, nietos, parientes y amigos para poder recordar lo que hicieron cuando eran jóvenes y tienen derecho a ser escuchados y que sus opiniones sean tomadas en cuenta.
Tienen derecho a vivir en un hogar que les brinde amor, ayuda y comprensión y a ser ubicados en casas de asilos, solamente si así ellos lo desean.
A manejar y utilizar sus bienes y dinero libremente.
A vivir en un ambiente seguro, sin riesgos de accidente.
A no ser tratados con violencia física o psicológica, a no recibir burlas ante sus discapacidades fisiológicas o mentales.
A recibir una pensión justa al retirarse.
A que se le ceda el paso y que se le den sitios privilegiados en todos los lugares que asistan.

Muchos ancianos son capaces de aliviarse de fuertes padecimientos, con solo ser escuchados y darles un poco de contacto físico y afecto. No solo es la curación física de los padecimientos, sino la restitución de la autonomía e independencia (funcionalidad) de forma satisfactoria para ellos.

4 comentarios:

betty dijo...

los abuelos me despiertan la misma ternura que los niños.
Por lo tanto, no puedo pensar en el mal trato ni en el abandono de ellos, no me entra en la cabeza. Como tampoco puedo concebir que se los meta en un geriátrico y se los abandone, y queden ahí, como en depósito, hasta que tengan que irse...me da espanto
besos Tomson!!!!!!

tomson dijo...

Besos Betty, se que los ponen en esos depositos de personas, cuando no tienen alternativa, pero tambien para desligarse. Pero yo creo que cosecharas tu siembra.
Un muy buen finde!!!

Anónimo dijo...

Es muy fácil hablar sin saber. Yo tuve que cuidar a mi mamá solo como único hijo por un año quería morirme todos los días de mi vida. Tuve que ponerla en un depósito de viejos como ustedes dicen pero no me quedó otra alternativa. Cuando uno está solo nadie te ayuda. Me arrepiento todos los días de mi vida de lo que hice pero, que puedo hacer?

Anónimo dijo...

Te comprendo anónimo. Es bastante difícil tratar a un anciano egocéntrico. Estos solo miran sus necesidades, sólo se ven a ellos mismos enfermos, piensan que sus hijos no tienen familia y que se deben sólo y exclusivamente a ellos. Por si fuera poco, van criticando a un hijo en su ausencia y así rotativamente. Jamás pensé que mi situación fuera la que estoy viviendo, mi madre por encima de todo y ésta, pasa de todo, vive a su aire y lo más trsite no hay indicios de demencia alguna.
Siempre dije que los ancianos estaban por encima de todo y hoy siento pena de envejecer si esta es la herencia que hay que dejar a los hijos.
En tu caso eras hijo único, en el mio hay hermanos que sólo figuran, dan órdenes pero no se implican.
Hay que vivirlo para poder hablar