jueves, 3 de septiembre de 2009

Soledad


Se puede interpretar la soledad de dos maneras: estar solo o sentirse solo.
Estar solo es un hecho común para todos. No siempre estamos acompañados. Esta experiencia de soledad se puede disfrutar mucho y suele ser muy constructiva.

Aunque nacemos solos. Vivimos acompañados. El instinto y la necesidad de supervivencia nos impulsan a buscar compañía. Sin pareja, familia, amigos y otras formas de agrupamiento nos sentimos desconcertados y aislados.

La soledad es una moneda con dos caras. Una la negativa, producto de la sensación de vacío profundo cuando es por falta de amor o afecto en cualquiera de sus expresiones. Este tipo de aislamiento nos perturba mentalmente y no podemos ser fecundos con las ideas o pensamientos. El miedo a quedarse solitario paraliza, aparece la desesperanza, se borran las ilusiones, se añoran los seres queridos que ya no están e irrumpe la incertidumbre. Esta cara de la soledad esta relacionada con todos los estados de la mente que tienen que ver con problemas de comunicación efectiva con el medio que nos rodea, la tristeza y la depresión.

La otra cara la positiva, Cuando estamos solos podemos no hacer nada y sentirnos bien, descansar, disfrutar de la naturaleza, tomar sol, caminar, meditar o simplemente hacer lo que nos gusta sin interferencias de otras personas.

Sentirse solos es diferente, porque uno se puede sentir solo también en compañía.
El sentimiento de soledad está relacionado con el aislamiento, la noción de no formar parte de algo, la idea de no estar incluido en ningún proyecto y entender que a nadie le importamos lo suficiente como para pertenecer a su mundo.

Recientes investigaciones indican que la soledad negativa puede afectarnos fisiológicamente y producir afecciones del corazón entre otras enfermedades. También, nos puede afectar psicológicamente y desencadenar depresión o llevarnos a autoagresión y suicidio.Los que padecen de soledad no tienen edad, ni sexo, todos la pueden sufrir en un momento dado, dependiendo de distintas circunstancias.

Sólo una persona madura puede tener una relación verdadera, porque se ha liberado de las dependencias.
La madurez es la capacidad de vivir la vida sin muletas ocasionales, es aprender a hacerse cargo de los propios problemas, reflexionando antes de actuar y haciéndose responsable de las consecuencias de las acciones, sin proyectar los errores en los demás.

Para salir de esta cara oscura de la soledad, debemos sortear la moneda, encontrarnos a nosotros mismos y procurar desarrollar todas nuestras potencialidades como seres humanos. Podemos definir lo que queremos, y tomar la firme determinación de alcanzarlo, sin ponernos auto limitaciones o barreras que lo impidan. Comunicándonos con los que nos rodean y permitiendo que formen parte de nuestro mundo. Brindemos amor a los demás, más lo proporcionemos más se llenara nuestra vida.Enseñar a nuestros hijos desde pequeños como comunicarse y expresar sus sentimientos. Sembremos armonía y cosecharemos felicidad.

4 comentarios:

gallega dijo...

la soledad me acompaña de los 23 años es muchas veces buena compañia y otras cruel!!!!

betty dijo...

que tema no???
personalmente disfruto de la soledad buscada por mi, esos "ratos" en que una necesita soledad, para lo que sea, pero soledad al fin.
Ahora,no puedo vivir sin mis afectos, que cada uno viva su vida, recorra su propio camino,no pegados a mi, ni en mi casa, ni pendientes de lo que quiero o necesito, eso no por supuesto...pero que ESTEN, se entiende?
puedo asegurarte que no sobreviría sin las personas que quiero, no podría hacerle frente a esa soledad, así de sencillo
besos Tomson!!!

Natalia dijo...

Todas las estrategias para vivir solo y justificar esa soledad se basan en que el ser humano sabe que siempre terminará solo y eso lo desespera y quiere de alguna manera buscarle lo positivo. Pero somos seres sociales y es fundamental la compañía para vivir y desarrollarnos. Ejemplos en la historia de la humanidad sobre anacoretas felices y plenos han sido muy pocos y espiritualmente fuertes.
Personalmente se que soy sola pero vivo aguardando a los que viven conmigo para compartir los momentos y eso, a mi entender, hace esta vida más placentera.
Muy buen blog!!

tomson dijo...

Hola Gallega, lamentablemente es asi la soledad, algunas veces es necesaria para la paz interior y otras veces nos lastima. Buen fin de semana!!!!
Betty es asi cuando uno busca la soledad es sumamente disfrutable, pero cuando viene sin ser llamada y en forma prolongada no es agradable, al contrario saca lo peor de uno, con pesamientos oscuros. besos buen finde!!!
Natalia; gracias por tu visita!! La felicidad es casi completa cuando estamos en compania, cuando compartimos con nuestra gente, lo bueno y lo malo, lo mejor que nos puede pasar es saber que nos quieren y desean estar en nuestra compania. Besos buen finde!!!!