jueves, 6 de mayo de 2010

Iatrogenia en terapia


Muchos tratamientos psicológicos pueden ser iatrogénicos, es decir, pueden hacer daño en lugar de ayudar. Pensar que una terapia cuando no es efectiva es inefectiva es simplista, una terapia también puede ser dañina.
Factores que en la comunicación con el paciente son potencialmente iatrogénicos:

1) Palabras y gestos traumatizantes para el paciente, debilitar su seguridad, provocar sentimientos de humillación o ridículo, estimular su hipocondría, atentar contra su autoestima o crear o aumentar desconfianza.

2) Frases en las que se niega la existencia de enfermedad que encierra una injusticia valorativa del paciente, el cual puede sentirse acusado de simulador.

3) Formas de comunicación en las que el médico oculta su búsqueda de satisfacción personal siguiendo impulsos de la libido o agresivos, que constituyen un verdadero atentado contra el sentido de servicio que tiene la terapéutica.

4) Hacer confidencias acerca de problemas o situaciones, propios o de otras personas, mediante los cuales se intenta equivocadamente facilitar la comprensión al paciente de los suyos, pero que suelen afectar negativamente al incidir en los sentimientos de inferioridad. Constituyen, un defecto de técnica.

5) Exceso en la exposición de razonamientos lógicos, o se aplican a lo irracional, que carece de lógica, o son inaccesibles para el paciente desde su situación o debido a sus aptitudes.

6) Palabras y expresiones con matices mágicos que surgen del propio narcisismo.

7) Formulación de toda clase de consejos que vayan más allá de los límites de lo puramente terapéutico. Si no son seguidos por el paciente pueden movilizar sentimientos de culpa; si se siguen y no son útiles, pueden disminuir la autoridad del terapeuta; y si seguidos resuelven algo, puede aumentar la dependencia.

8) Cualquier expresión que pueda significar autoritarismo, tanto por lo que puede aumentar la dependencia hasta convertirla en subordinación, como por lo que puede afectar a la necesaria autoridad y disminuirla.

9) Cualquier manifestación de inseguridad que fácilmente puede incrementar la angustia del paciente.

10) Si bien la sugestión, como la persuasión son formas de psicoterapia menor, una utilización por parte del terapeuta que sobrepase sus propias limitaciones para manejar la situación creada, puede ser nociva para el enfermo.

11) Diagnósticos precipitados no suficientemente confirmados pueden quedar fijados en el paciente y puede resultar muy difícil rectificarlos posteriormente. Igualmente pueden ser nocivos diagnósticos y pronósticos que por su formulación resulten destructivos.

12) Los tecnicismos, que si bien son precisos en el lenguaje científico, tienen excesivos matices en el llamado coloquial y suelen desorientar.

2 comentarios:

gallega dijo...

ES DIFICIL ENCONTRAR UN PROFESIONAL SERIO?

tomson dijo...

Es dificil encontrar un terapeuta a nuestra medida o mejor dicho a nuestros problemas.
Besos Gallega buen finde!!!!