miércoles, 19 de mayo de 2010

Lo que no te mata te fortalece


En la Biología hay un termino denominado: Horméis: del griego, horméis movimiento rápido, activar, poner en movimiento, desencadenar un respuesta. Horméis se refiere a la respuesta positiva del organismo al ser expuesto a dosis moderadas de toxinas y otros elementos estresantes.

En la psicología, resiliencia, que se define como la capacidad psicológica humana para confrontar eventos dolorosos y adversos que representan un riesgo físico y/o emocional, de aprender, crecer y madurar como resultado de estos. Esta cualidad psicológica fue descubierta al observar a niños, quienes a pesar de haber crecido en ambientes familiares disfuncionales, llenos de carencias materiales y emocionales, haber sido expuestos a un alto nivel de estrés, legaron a ser adultos, funcionales y productivos.

Gracias a esta la capacidad, es que el dolor, obstáculos, caídas y las adversidades tales como, personas que se les han diagnosticado enfermedades crónicas terminales que sin embargo han encontrado un nuevo sentido a la vida y ahora pueden experimentar encontrar la felicidad aun en medio de circunstancias difíciles. También de personas que han vivido una sufrida niñez, traumática, o que han sufrido dolor profundo por la perdida de un ser querido, o se les ha diagnosticado una enfermedad terminal, no solo sobreviven esas experiencias, sino que también aprenden a encontrar el sentido, la ventaja el valor, la enseñanza de esas experiencias y eventos en su vida.

¿Se nace con esta capacidad Psicológica?
La psicología evolutiva ciencia que estudia el desarrollo y evolución de las cualidades psicológicas humanas manifiesta que la capacidad para confrontar adversidades, de crecer y madurar como resultado de ellas es un regalo de la vida, de la naturaleza humana, y ha sido transmitida genéticamente por generaciones. Es decir, todos nacemos con la predisposición para desarrollar en la personalidad resistente al embate de las adversidades.

Recientemente la psicología cognitiva y de las neurociencias, han demostrado, que la resiliencia en el individuo se fortalece en la medida de que este es expuesto de manara sistemática a pequeñas dosis de adversidad, reto, y de dolor. Han descubierto que la resiliencia es como un músculo que crece y se desarrolla al confrontar exitosamente situaciones adversas en nuestra vida.

Pero la pregunta es ¿como podemos ejercitar y hacer crecer este músculo?
Existen momentos en nuestras vidas en los que nos sentimos agobiados por cosas que nos ocurren. Durante esos tiempos, se requiere de algo excepcional que nos ayude a salir adelante. Se requiere de aprender habilidades mentales que nos permitan transformar los eventos negativos en oportunidades para crecer y madurar. Es en esos momentos en los que podemos ejercitar nuestra resiliencia o capacidad para vencer adversidades.

Cuando la vida te presente situaciones adversas, es bueno practicar lo siguiente:
Buscar los posibles beneficios de la experiencia.

Pensar en las cosas las cosas buenas de la vida, la posibilidad de disfrutar. Pensar en las cosas que aun se tiene, en lugar de enfocarse en lo que sea perdido.

Tratar de encontrar las posibles ventajas o cosas positivas de la situación. Buscar los posibles beneficios que este evento puede tener en tus valores y prioridades, tu salud, la relación con los amigos y seres queridos.Descubrir el sentido espiritual de la experiencia.Reflexionar acerca de la experiencia, como podría enseñarte acerca de vos mismo, de la vida, de las cosas que son más importantes etc.

Buscar el sentido espiritual, la experiencia. Preguntarse, que es lo que esta experiencia me esta tratando de enseñar, mis valores, mis prioridades, hábitos etc.
Pensar en los posibles beneficios, que podría ayudarte a descubrir o redescubrir acerca de tus valores y prioridades tu misión y propósito de vida, sueños etc.
Reflexionar acerca de como esta experiencia podría estar preparando a la persona psicológica y espiritualmente para vivir una vida mas plena, madura y satisfactoria.
La vida no es más que un proceso de constante aprendizaje.En cada vivencia personal ya sea positiva o negativa tenemos la posibilidad descubrir y de aprender algo nuevo.

Para lograr la plenitud y disfrutar cada momento podemos ejercitar lo siguiente:
La situación es difícil pero no es el fin del mundo.

He sobrevivido situaciones similares en el pasado y pude salir airosa.

Algo bueno saldrá de esta experiencia.

La vida sigue y mientras hay vida hay esperanza.

Vive la vida con gratitud.

Las personas que constantemente expresan gratitud tienen un sentido de abundancia en sus vidas, son capaces de apreciar las cosas pequeñas de la vida y son en general más felices. Pero también han encontrado que vivir una vida con gratitud y agradecimiento hace a las personas más fuertes y resistentes ante las situaciones dolorosas y adeveras de la vida.

Una forma de practicar agradecimiento en la vida diaria es:
Todos los días pensar tres cosas de las que estas muy agradecida/o. El enfocarte en los eventos positivos de tu vida, por pequeños que esto sean enriquecerán tu vida y te hacen más fuerte y feliz y mas agradecido ante la vida y ayudara combatir la tendencia natural de menospreciar o minimizar las cosas buenas que pasan en nuestras vidas.

Buscar oportunidades diarias para aprender, crecer y madurar.

El confrontar retos y desafíos nos da la oportunidad para desarrollar nuevas habilidades y destrezas. La vida puede ser nuestro mejor campo de entrenamiento para fortalecer nuestra capacidad para confrontar y sobreponernos a eventos potencialmente dolorosos en el futuro. El buscar oportunidades para aprender, afinar, perfeccionar nuevas y más sofisticadas habilidades intelectuales, personales, emocionales y psicológicas nos hará más fuerte para resistir, sobreponerse a aprender de las situaciones dolorosas que sin duda seguirás confrontado, en menor o mayor grado, durante toda tu vida.

Estas actividades ayudaran fortalecer el músculo de resiliencia. Recordar que al exponerse de manera diaria y disciplinada a dosis controladas de adversidad Horméis puede fortalecerte para confrontar y sobreponerse, de manera efectiva, a las pequeñas y grandes adversidades y retos de la vida.

Lo que no te mata te prepara y te hace más fuerte emocionalmente para resistir y sobreponerte a los dolores inevitables de la vida.

3 comentarios:

gallega dijo...

hay gente sin ganas de nada,no porque sea depresiva,nose como se llamaria?

tomson dijo...

Hola Gallega!!! se esta viviendo muy mal,la gente tiene problemas de todo tipo, hay un sin numero de enfermedades psiquiatricas, o grandes problemas psicologicos...
Besos!!!

SOL dijo...

¿como podemos ejercitar y hacer crecer este músculo?

Yo tengo un método más precario: ponete de novia con discapacitado emocional. Aprendés o aprendés!