lunes, 3 de mayo de 2010

Odio y Resentimiento


Una de las experiencias inexpresadas mas corriente es el resentimiento, es la situación inconclusa por excelencia.
Los resentidos no pueden avanzar y liberarse, expresar su enojo, cambiar el mundo para obtener satisfacción, ni pueden aflojar y olvidar el asunto que les molesta.
El resentimiento es el equivalente psicológico de la mordedura perseverante, ni pueden soltar, ni morder y masticar, ni cualquier acción que permita que tal persona o episodio retroceda hacia el fondo, ni puede, tampoco, acometer esto activamente. Detrás de todo resentimiento hay exigencias, la exigencia es la única forma de comunicación. Fritz Perls (Medico neuropsiquiatra- psicoanalista)

El resentimiento es un odio triste que invade el organismo afectivo de una persona más allá de su causa. El resentimiento nace de un agravio o una ofensa y acaba creando una mala imagen de uno mismo.

El lenguaje, que analiza los sentimientos con una precisión superior a la psicología, distingue entre odio, rencor y resentimiento. Todos implican una aversión hacia alguien o hacia algo y un deseo de destruirlo o aniquilarlo. Mientras que el amor, se ocupa en afirmar su objeto, odiar es sentir irritación por su propia existencia. El rencor y el resentimiento sólo se dirigen contra personas e incluyen la memoria de un agravio o injuria. Son sentimientos memoriosos, reiterativos, que mantienen vivo el recuerdo de un hecho pasado, sin dejarlo caer en el olvido. Quienes lo experimentan están anclados en un pasado que no pueden olvidar y que, de alguna manera, determina su vida.

Cuando los impulsos negativos de venganza y odio, no los podemos vencer mediante un perdón auténtico, y simultáneamente no les podemos dar rienda suelta, por debilidad personal o por posición social, el veneno del resentimiento aparece insensiblemente hasta producir sus más amargos frutos.

El resentimiento es una autointoxicación psíquica permanente, que surge al reprimir sistemáticamente la descarga de ciertas emociones y afectos Los que son en si normales, y pertenecen al fondo de la naturaleza humana, tiene que ver con juicios de valor y los correspondientes engaños valorativos.

Como ayudar a superar esto, solo es decisión del afectado el tiene que desear salir de esa desagradable situación:
La primera es el olvido, pero como todo el mundo sabe, podemos recordar a voluntad, pero no olvidar a voluntad.
La segunda, es el perdón. Quien perdona, no olvida, pero toma la iniciativa.
Hay perdones psicológicos y hay perdones religiosos, dependiendo de si se fundan en motivos psicológicos o religiosos.Hay sentimientos que por su capacidad de hacer sufrir y por su tendencia a no desaparecer hacen imprescindible un trabajo afectivo para conseguir hacerlos compatibles con la vida.

Mariela quería contestarte por esta mi casa, no soy profesional soy estudiante de psicología, me falta un camino por recorrer, lo hago a mi ritmo, o mejor al tiempo que me deja mis ocupaciones, que es el trabajo, mi familia, el estudio.
No soy mentirosa, no agredí a nadie, solo comente en un blog, al cual vos no consideras, no te conozco y no me conoces, y no entiendo como podes juzgar con tanta liviandad a una persona.
Te deseo lo mejor, espero que en medio del caos encuentres paz.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

tomson con el odio y el resentimiento no se llega a nada solo que con el correr del tiempo puede generar enfermedades un abrazo carlos

tomson dijo...

Carlos gracias por tu cometario, estoy de acuerdo con vos.
Del odio, el rencor es muy dificil salir.
Gracias Carlos!! buena vida!!!

Anónimo dijo...

te pido que me perdones, mi reaccion fue exagerada, como mi dolor. Mariela

tomson dijo...

Mariela mucha suerte!! Cuando quieras podemos escribirnos en otros terminos.
Saludos cordiales!!!

gallega dijo...

EL ODIO Y EL RESENTIMIENTO ES VENENO,Y SI NO LO SACAS A TRAVES DEL AMOR,MUERES!

tomson dijo...

Gallega Gracias por estar siempre presente con tu opinion,tan sensible.
Un beso!!!

Anónimo dijo...

Gracias a Dios no es mi tema...
CARIÑOS TOMSON Y PARA CLARITA TAMBIÉN!!!

Betty dijo...

hola Tomson!!!
hace días que no pasaba por acá, y bue...con lo que me encuentro!
Si bien la vida se torna muchas veces mas que difícil y una tiene que ir viviendo como puede,el odio no es un sentimiento que nos ayude, al contrario, todo es posible y hasta aceptable, pero sentir odio...
sigue adelante,en todo este tiempo que vengo a leerte y aprender, has demostrado ser una persona mas que abierta y de buenos sentimientos, no permitas que entren las sombras

gallega dijo...

QUE LINDO LO QUE DIJO NUESTRA AMIGA BETTY OPINO IGUAL!!

tomson dijo...

Betty Amiga gracias por el apoyo! No voy a dejar que nadie destruya este lugar y menos por lo que me veo envuelta, haber hecho un comentario en un blog,que no tenia nada que ver con politica y mucho menos con los derechos de las persona, solo un comentario frivolo.
Todo va estar bien por estos lados. Gracias Betty!!!
Gallega te mando un super beso gracias por acompañarme!!!!

Anónimo dijo...

lo que pasa es que es tal la resistencia que se da respecto al hecho de "dejar pasar" situaciones que dieron un quiebre a nuestro ego, ...y es un gran quiebre porque "permitimos" q se de esta cristalizacion de la que habla Stendhal, esta operacion de fantasia q se lleva a cabo en el objeto amado, que a la larga se vuelve toxico, como bien decis vos, para el espiritu.
Es como pensar que el poder perdonar nos mostrara vulnerables, o sino.. como pensar que si estamos perdonando estamos fallandonos a nosotros mismos, porque estamos siendo debiles frente a el gran daño que nos causaron.
Son sentimientos ambivalentes, conviven, y se alternan uno con el otro, pero ninguno desaparece por completo... por lo cual creo q se dejara de odiar cuando se deje de amar...
pero si eso no sucede?