lunes, 10 de mayo de 2010

SIDA


El SIDA, enfermedad del Siglo XX, ha venido siendo abordado desde diferentes profesiones, lo cual obedece al tipo de efectos psicológicos, sociales y orgánicos que la enfermedad produce en quien la padece.

SIDA significa Síndrome de Inmuno-Deficiencia Adquirida. El SIDA se refiere a un grupo de enfermedades causadas por el VIH, Virus de la Inmunodeficiencia Humana, que ataca el sistema inmunitario. Cuando el sistema inmunitario funciona correctamente, combate infecciones y enfermedades. Cuando el VIH entra en el cuerpo, invade y destruye las células del sistema inmunitario que se encargan de combatir virus y bacterias, los causantes de infecciones y enfermedades. Esto a su vez hace que el sistema inmunitario se debilite y pierda la capacidad de mantener la salud del cuerpo.

Síndrome
- grupo de enfermedades.

Inmundo - relacionado con el sistema inmunitario. Este sistema trabaja en el cuerpo humano a fin de combatir infecciones y enfermedades.

Deficiencia - carencia o insuficiencia de todas las partes esenciales de algo.

Adquirida - que se ha hecho propia mediante un acto personal.

Una persona puede estar infectada con VIH sin saberlo. Por lo general, las personas infectadas con el virus se ven saludables y no muestran síntomas de enfermedad alguna. Este período de incubación, dado que no hay manifestaciones de enfermedades, puede durar de 8 a 11 años en algunas personas. El SIDA es la última etapa de la infección con VIH.

Para hacer frente a las distintas situaciones angustiantes que se le plantean al paciente con HIV, en especial con respecto a su complejo tratamiento, la contención psicológica es fundamental.Cuando se la incluye dentro del tratamiento integral de la infección, aporta una mejor calidad de vida. El tratamiento de los pacientes infectados con el HIV no se limita a las terapias antirretrovirales destinadas a combatir el virus que causa el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o Sida.

Un abordaje terapéutico integral requiere indefectiblemente de la labor de psicólogos y psiquiatras especializados que contengan al paciente que enfrenta un tratamiento tan complejo como el que supone esta infección.

Para los pacientes con HIV, el apoyo psicológico tiene una gran importancia dado que esta infección (muy a pesar de los especialistas, pacientes y familiares o seres queridos) está muy fuertemente ligada a la muerte.

Si bien es tratable, aún no es curable y por eso esta asociación es casi instantánea. Los expertos consultados coinciden unánimemente en que la persona que recibe un diagnóstico de HIV positivo necesita una contención psicológica para hacer frente a muchas situaciones que le plantea el tratamiento de la infección. El diagnóstico, la aparición de los primeros síntomas, los controles periódicos y muchas otras situaciones generan una gran movilización interior que se traduce casi siempre en angustia.

Tampoco hay que olvidar que sobre la infección por HIV pesa una fuerte carga social. La infección que causa el virus del Sida está marcada socialmente. El miedo irracional a contagiarse genera la discriminación, la marginación y el aislamiento social de las personas infectadas.
Una mejor calidad de vidaPero el apoyo psicológico de estas personas no sólo tiene por objetivo hacer frente a la suma de ansiedades, temores y angustias que genera su condición de HIV positivos. Mejorar la adherencia a los tratamientos es una de las metas fundamentales de los abordajes integrales.

Cabe recordar que el apoyo psicológico no sólo es necesario para el paciente sino también para su familia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se habla de los grupos de riesgo, cuales son ?

tomson dijo...

Anonimo aca tenes enlaces para leer.
http://www.proyectosalutia.com/sida/

gallega dijo...

EXCELENTE POST!!!!