viernes, 24 de julio de 2009

Sobre el sentido de la vida


Los hombres se parecen a esos relojes de cuerda que andan sin saber por qué. Cada vez que se engendra un hombre y se le hace venir al mundo, se da cuerda de nuevo al reloj de la vida humana, para que repita una vez más su rancio sonsonete gastado de eterna caja de música, frase por frase, tiempo por tiempo, con variaciones apenas imperceptibles."

"Me dicen que abra los ojos y contemple las bellezas que el sol alumbra; que admire sus montañas, sus valles, sus torrentes, sus plantas, sus animales y no sé cuantas cosas más. Pero entonces, ¿el mundo no es más que una linterna mágica?. Ciertamente el espectáculo es espléndido, pero en cuanto a representar allí algún papel, eso es otra cosa."

"No hay más que tres resortes fundamentales de las acciones humanas, y todos los motivos posibles sólo se relacionan con estos tres resortes. En primer término, el egoísmo, que quiere su propio bien y no tiene límites; después, la perversidad, que quiere el mal ajeno y llega hasta la suma crueldad, y últimamente la conmiseración, que quiere el bien del prójimo y llega hasta la generosidad, la grandeza del alma. Toda acción humana debe referirse a uno de estos 3 móviles, o aun a dos a la vez."

Arthur Schopenhauer
“Parerga y Paralipómena”

2 comentarios:

betty dijo...

he leído 3 veces este post y dudo...
la perversidad jamas la sentí y no la sentiré, nada mas lejos de mi esencia,el egoísmo, en pequeño grado si, quien no lo siente o lo ha sentido,la conmiseración en toda la dimensión de la que soy capaz, aunque no conozco cual es esa dimensión... estas 3 cosas nada mas???
pensé que serían muchos mas, bueno, eso es lo genial de venir a leerte, siempre aprendo

tomson dijo...

Hola Betty te pido disculpas por contestar tan rapidamente. Te dejo mi direccion de correo escribime asi tengo tu direccion y te contesto, es un tanto largo y de paso intercambiamos ideas.
Un beso!!!
patblak@gmail.com