domingo, 1 de marzo de 2009

Dolor y Soledad


Esto que les cuento a continuación ocurrió en el año 2005, mas precisamente un 11 de Septiembre, el día anterior era sábado, con mi otra mitad proyectábamos ir a un almuerzo de aniversario del Radio club de nuestra ciudad, los dos somos radioaficionados, pero esa experiencia es para otro post. Cenamos y decidimos ir a dormir temprano ya que el evento comenzaba temprano, reinaba la armonía nos despedimos con un te amo!. Me despierto sobresaltada, el me pedía que lo ayude que no podía respirar y le dolía mucho el pecho, eran las 3,30 de la mañana del domingo.

Trataba de darle aire que era lo que necesitaba, lo dejo un segundo y corro al teléfono, llamo a su hermana que vive enfrente y le digo desesperada que me ayude, al instante estaban en nuestra casa, cuñada, cuñado y sobrino, mientras le dábamos aire se sacaba el coche para llevarlo rápidamente al sanatorio, todo esto trascurrió en 15 minutos, llegamos a la guardia y el me decía: “que se apuren que no llego”. Lo estoy escribiendo y me angustio, le hicieron un electro y el medico de guardia salio corriendo a llevar ese estudio al medico cardiólogo que estaba en coronarias, volvió en un segundo con una silla de ruedas para trasladarlo … todo era mas que rápido, entró en coronaria eran la 3,55 de la mañana, y la espera interminable hasta las 5 que se abrió esa puerta de terapia que no deje de mirar en ningún momento, y apareció el medico que estaba de turno.

Sus palabras fueron claras; esta grave, tuvo un infarto de miocardio. Cuando lo estábamos pasando de la silla a la camilla, tuvo un paro cardiorrespiratorio, lo sacamos de esa situación con medios mecánicos, respondió a los estímulos de reanimación pero eso no quiere decir que en un rato no haga otro evento, hay que esperar, a las 11 horas le vamos a dar el parte medico si es que no hay novedad antes…
Estábamos paralizados sin saber que hacer, debíamos despertar a su papá un anciano de 75 años y darle la noticia; no podíamos ocultárselo, y avisar a sus primos y tíos que viven en un pueblito de Santa Fe, no sabíamos que pasaría, solo sabíamos que el estaba luchando por vivir tal como lo expreso el medico. Debo aclarar que mi otra mitad tenía 42 años cuando le paso esto.
Recién a las 11,30 nos llamo el jefe de terapia, un reconocido medico especialista en cardiología de nuestra ciudad, entramos desesperados a escuchar el parte y no era nada alentador, su estado era grave con una complicación, estaba con fiebre, lo que nos dijo en un principio que sospechan, que se produce una neumonía galopante según los dichos del médico, se llenan los pulmones de sangre y se produce el infarto. Hay que hacer una angioplastia, pero primero hay que compensarlo ya que realizarla y colocar un Stent.

Es una práctica muy invasiva, y mas con un paciente de riesgo como lo era el.
Luego del informe nos permitían pasar a verlo de a uno y no todos solo a mi, a su hermana, padre, cuñado y entro su sobrino tambien. Yo entre primero, no saben lo que se siente, ver a ese ser que tanto amas, ver en esas condiciones lleno de cables que monitorean sus latidos, el tenia dos porta sueros uno de cada lado de la camilla, estaba dormido solo me pare al lado le tome la mano el abrió los ojos y su mirada era muy triste casi sin brillo, me dijo muy despacio que no estaba bien y que la paso muy mal, le pedí que no hable, me acerque le di muchos besitos suaves, le dije que lo amaba y que todo saldría bien, que el no estaba solo, le dije que su hermana quería verlo y el asintió. El terrible dolor que me provoco ver las marcas de las paletas que el tenia en sus pectorales productos de los desfibriladores que lo reanimaron, ver a un hombre audaz, combativo en la vida, un luchador, un ser sano y joven tan vulnerable, el dolor que se experimenta es inigualable. A los tres días de este episodio, le realizaron la angioplastia y colocaron el Stent, y a la semana le dieron el alta, no fue fácil para un hombre “normal” adaptarse a ser paciente de riesgo que debe controlarse y debe llevar un tratamiento estricto de medicamentos, y una vida sana en lo que respecta a la alimentación y desarrollo físico, de ser un sedentario; por su trabajo a tener que caminar 30 cuadras por día.Debo decir es muy prolijo y dócil en ese aspecto. Hoy a casi 4 años, no fue fácil, los traumas, los que ya traía y los que se generaron por esta cuestión, fueron todo un desafio, en todos estos años, pero los superamos con valor y con muchas ganas de vivir y progresar, ser felices y por sobre todo estar juntos.

5 comentarios:

gallega dijo...

QUERIDA PATRICIA ,ME HAS HECHO LLORAR DE EMOCION ,DEL AMOR QUE SE TIENEN ,DE LA ANGUSTIA QUE HAS PASADO ,PERO AHORA ESTAN MAS JUNTOS QUE NUNCA !

gallega dijo...

QUERIDA PATRICIA ,HE LLORADO DE EMOCION ,DE COMO SE AMAN Y LA ANGUSTIA QUE HAS PASADO ,ESTAN MAS JUNTOS QUE NUNCA .

tomson dijo...

Hola Gallega, buen domingo!! No fue facil pero es cierto estamos peleandola dia a dia.
Te mando un beso grande.

gallega dijo...

BUEN MARZO AMIGA QUERIDA!!!!!!!!!!!

tomson dijo...

Hola Gallega gracias, lo mismo para ti!!! Contame si recibiste mi mail.